Ir al contenido principal

Como Kate Winslet

Cosa curiosa: últimamente parece que cuanto más confundido estoy, mejores me parecen las novelas que leo.

Si ya comentaba que andaba algo desorientado, el grado máximo de desorientación ha llegado. Después de unos días escribiéndome con un mozo, quedamos para vernos una tarde. Lo imposible se hizo realidad. ¡Oh! Era todavía mejor de lo que parecía. Guapo, buen tipo, con una sonrisa embaucadora y una mirada para hacerte sentir como si fueses lo único que existe en el mundo. Mil proyectos en marcha, inquietudes, pinta de buena persona, interesante, dulce, cariñoso. Para perder la cabeza. Encima con barbita y buen besador. Definitivamente, la cabeza perdida y las palpitaciones a mil.

 Otro ejemplar de don Perfecto

¡Sorpresa, la atracción del primer encuentro fue mutua! Buena señal. Volvimos a quedar pocos días después. Plan en mente: pasear, cenar fuera, tomar algo, charlar, ver qué tal. Sin saber bien cómo, me dejé liar y acabé preparando una cena ligera en mi casa. Me seguí dejando liar: diez minutos de cena en el sofá, besos y juegos de sofá hasta las tantas, más besos, juegos de cama y descanso hasta el despertar del día siguiente. Alguna reflexión (que la hubo) tipo "esto va muy rápido para tí, Haddoquín" fue ahogada a base de sensaciones, también me sentía cómodo, a gusto. Mucho.

Pasó lo que tenía que pasar: el nuevo día llegó y, con él, el hombre perfecto se marchó. La Tierra se lo tragó. No hay que ser un científico eminente para tener la certeza de su huida. Él quería una cosa; yo, muy gustoso, se la di. Nada que objetar, conste; los dos o pasamos bien y, en una noche fría, siempre es gustoso encontrar el calor de las mantas y el de otro cuerpo. Entonces, ¿qué pasa? Únicamente que mi perfeccionada psique janeausteniana (que reina en mi yo más profundo; lo reconozco y no me avergüenza reconocerlo) elaboró cientos de ilusiones románticas, todas acordes con mis esperanzas. Él no era ajeno, lo sabía. Resultado: no pude haber leído peor la situación y, totalmente cómplice, dejé que mis sueños invadiesen la realidad. Ahora toca penar un poco.

¿Por qué muchas veces la gente no va siempre de cara, dice las cosas claras desde el principio y, si quiere algo distinto no lo aclara para no llevarse a engaños? Está claro, cada uno es como es. Por mi parte, no voy a dejar de ser como soy porque haya quien sea de tal o cual manera y procuraré (otra cosa es que lo consiga) tener la cabeza más fría en el futuro. Pero ahora, me siento como Marianne Dashwood después del abandono de Willoughby. Ya se me ha puesto cara de Kate Winslet.

Precisamente el cambio de forma de ser y de actitud es parte, no la fundamental, de la última novela que he leído estos días: "Reencuentro", de Fred Ulhman, una novelita fascinante, escrita en 1960 y editada (muy bien, por cierto) por Tusquets. Una vez leído el libro, he sabido que el libro tiene algo de biográfico y algo más de la vida de Ulhman, que se acabó haciendo pintor.

Magnífica novela. Impecable

Tengo este ejemplar gracias a ¿SomosNovios? Es su novela preferida y fue su regalo de punto y seguido. Muy buen gusto. Formalmente, la novela está escrita en una prosa muy sencilla, justo lo que necesita la narración. Los saltos en el tiempo, necesarios. Por lo que se refiere al fondo, la novela se desarrolla en la Stuttgart de entreguerras. Son muchos los aspectos que me han gustado:
  • El amor por la ciudad, la región (Suabia, Wurtemberg), el país, los ríos, el campo.
  • No cae en sensiblerías ni sentimentalismos.
  • Uno de los puntos fuertes es el sentido de amistad de los protagonistas, en especial de Hans. De Konradin no diré nada para no adelantar una sorpresa. La necesidad que tienen los dos de tener un amigo y de cómo lo consiguen. Algo que, además, se puede generalizar a los pequeños grupos de alumnos, como el "Caviar" o, incluso, a la sociedad.
  • También es muy destacable cómo se recogen cuestiones como la diferencia de clases (por abolengo o renta) o las diferencias entre el comportamiento individual y colectivo. El comportamiento de los padres (del padre de Hans, en particular) y de Konradin son buenísimos ejemplos. La experiencia del ingenuo Hans permite ver todos estos detalles.
  • No se centra en los nazis y crímenes nazis, pero no evita afrontar el tema y acusar a buena parte del pueblo alemán de entonces de haber permitido lo que sucedió, pero también admite que hubo quienes plantaron cara. Curiosamente, en Inglaterra Ulhman estaría bajo sospecha por ser alemán.
En definitiva, se trata de una novela magnífica.
Una de las pinturas de Ulhman

Comentarios

  1. Yo reconozco que aparte de que ya de por sí soy un tío raro, cada vez subo más el listón y, por extensión, me desenencantan más cosas. A veces me he planteado dejar de mirarlo todo tanto con culpa pero por otro lado sé que si vuelvo a encontrar a alguien especial la química volverá a fluir. Claro que también es cierto que con algunos especímenes que me encuentro es normal que la magia se evapore tan pronto.

    Seguramente cuando menos te lo esperes aparecerá ese alguien así que de momento sigue siendo tú mismo pero sin dejarte llevar más que por aquello que ves. Y te lo dice un fan acérrimo del romanticismo...

    Besos, capitán.

    ResponderEliminar
  2. Buen consejo.

    Mi listón también está alto, en forma (mido 1,90) y, sobre todo, en fondo: sé que le pido mucho a mi ideal. Pero también sé que en realidad no pido nada, que cuando llegue quien tenga que llegar (porque alguien tiene que llegar o a alguien le tendré que llegar, ¿no?), llegará y habrá química, encaje o no con los paramétros de los algoritmos de los motores de búsqueda.

    ResponderEliminar
  3. Anda, medimos lo mismo jejeje. De todas formas los que somos tan exigentes tardamos en elegir pero porque no nos quedamos con cualquier opción. Y eso es muy positivo.

    Besos, capitán.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡No te quedes con las ganas, di lo que opinas! ¡Gracias!

Lo que más os ha gustado de MMRyC

Kevin Costner ha vuelto

¿Puede haber algo que dé más miedo que AMQP, también conocido como ViET, eligiendo película? No, ya te digo yo que no; que le gustan las pelis con señores que echan rayos por los ojos. Eso lo dice todo.

El viernes se dio uno de esos momentos en los que el AMQP elige. Como la última peli la elegí yo (aunque pensando en él; ya te lo conté aquí), tocaba ceder. ¡Qué remedio! Pero, sorpresa, el Universo se puso de mi lado. Película elegida: La Lego película (no se han quedado calvos de tanto pensar, no). ¡Bien! Me apetecía. ¡Mejor que bien!
Pero hay algo que puede más que las fuerzas del Universo: Cinesa. Porque el plan "cenamos algo ligerito + vamos al cine + vamos a dar una vuelta y tomar algo" pasaba por una combinación de las dimensiones espacio y tiempo que sólo se produciría si el cine era el Proyecciones, de la mencionada Cinesa. Y Cinesa no estaba por la labor de colaborar. Hete aquí que el Proyecciones no tenía sesión de 22:00 de Lego, porque la consideran…

Los desapercibidos

- Haddoquín, sabes que ha sido Eurovisión, ¿verdad?
- Sí, claro. ¡Cómo no lo voy a saber! Los gayses llevamos un microchip con las fechas del eurofestival de aquí al año 2080 programadas. De hecho, también sabemos de antemano quien va a ganar. La más puta, la más divina, la más guarrilla, la más gritona, la más barbuda... (¿Alguna vez ha ganado un machote hetero?) Pero nos lo callamos. Porque somos parte de una conspiración marimasónica destinada a controlar el mundo... Ains, ya se me ha escapado el secreto. Cachis...
- Oh, cuánta sabiduría acumulas en tu cuerpo, que también acumula cada vez más kilos... ¿Y cómo así no has dicho nada de Eurovisión?
- Porque apenas lo vi. Fuimos a Villa-vicio-osa a ver una estupendísima Yerma, de Federico García Lorca (alumno de la ESO: es teatro, no cine, por eso no se escuchaba el Dolby Surround), en la que una amiga interpretaba muy bien a la vieja. Cuando acabó, ya tomando algo en una terraza, sí vimos algo. Como estaba de espaldas a la pantalla, …

Amor propio: 2%

Hace unos días, estando de vacaciones (síiiii, vacacioooones; ains ¡qué pronto se acaban!) me crucé con esta noticia sobre la felicidad y las formas de dormir en pareja.
Que dirás tú, a mí esto me suena... Pues sí; para variar, marilista, no te falta razón porque desgayficando ya comentó algo relacionado hace unos días, señalando los problemas potenciales (y tristemente reales con demasiada frecuencia) de dormir juntos: Que sí falta de espacio (asunto especialmente problemático para sacos de pulgas y hombres con extremidades de gran en-verga-dura).Que sí los ruidos de la noche, léase las serenatas de ronquidos del partenaire. Y eso sin entrar en los ruidos sobrevenidos tipo: despertador, radio, música, alarmas y notificaciones del móvil, chupar/morder (particularmente caramelos), etc.Las formas de domir, que es aquí donde la profunda investigación llevada a cabo se torna interesante por múltiples razones, como verás.La noticia dice "Si duermen separados por menos de 2,5 centímetros…

4 chungos y 1 tal vez

Como ya sabes (y si no, ya te puedes ir poniendo al día aquí), el AMQP y yo (además de un-angel y su EDSC; además de otros dos millones y medio de telespectadores) estamos enganchados a Casados a primera vista.

Pues bien, a falta de una semana para terminar y que de ayer no pudiésemos ver lo que paso, hoy te ofrezco un análisis riguroso y pormenorizado, estrictamente objetivo y científico, sobre las 5 parejas del programa. O no... 

¡Con puntuaciones incluidas!

Mónica y Pedro (los viejunos)

Físico: 7 + 3 = 10 puntos.
- Mónica es medianamente guapilla (sobre todo considerando su edad porque ésta es la pareja más mayor del programa), vale. Pero que alguien me explique cómo siendo de Lugo tiene ese moreno de piel. Ahí hay gato encerrado o cada vez que se da rayos UVA se dispara el consumo de energía en España... Nota: 7.
- Pedro es como un besugo y tiene pinta de ser muy fofo, aunque juegue al pádel. Está viejuno. ¡Es viejuno! Da grimilla. Muy poco follable. Nota: 3.

Carácter: 0 + 2 = 2 pun…

Acorralado

Seguro que te estás preguntando qué fue del estreno de la camisa rosa. Seguro, que nos conocemos. Sobre eso venía a escribir ahora pero... 
Pero hay una noticia de última hora.
¡Una serie de sucesos paranormales se han adueñado de mi casa este fin de semana!
Como lo lees, Maríaeduvigis.
Era de esperar, la verdad. Con lo mucho que le gusta al AMQP el Cuarto Milenio ese era cuestión de tiempo que los espíritus del más allá vinieran a manifestarse aquí. ¡Con lo bien que se manifiesta uno en la Puerta del Sol, leche! Pues no, porque al AMQP le pirra dejar la tele puesta para dormirse con Cuarto Milenio de fondo. A mí, como que me repele ver la tele en la cama y menos dormir con la tele puesta. Pero la semana tiene siete días, así que toca ceder algunos días, que otros ya cede él. Así que mientras el AMQP duerme plácidamente y ronca como un dinosaurio, uno, que querría estar dormido, escucha de fondo cómo convocan a los demonios, fantasmas y demás fauna de otros mundos.

Tanto ver Embrujadas que…