Ir al contenido principal

¡Vaya días! Mientras tanto, unos Huéspedes inesperados y Dostoievski

En estas últimas semanas he estado algo desorientado. Bueno, igual un poco más que algo... bastante, tal vez. Bastante, sin el tal vez. Sin llegar a ser excesivo, aunque perseguir a una barbita rubia que se cruzó un día por la calle no es buena señal de nada, me temo (fue sólo un pequeño desvío al llegar a casa un día a la hora de comer, tampoco fue para tanto). El primer sorprendido he sido yo mismo, que no me esperaba comportándome de forma tan irracional. Pero así han sido las cosas. 

Esta barbita (y el cuerpo que la acompaña) también es muy perseguible.

Mientras las cosas se ordenan, mejor me limito comentar las dos de las últimas novelas que he leído, muy distintas entre sí.

"Huéspedes inesperados", de Sadie Jones, es una graciosa novela que transcurre plácidamente (en parte) en una apartada casona de la campiña inglesa en las primeras décadas del Siglo XX. Bastante bien llevada (con una salvedad), una narración amable y cordial, con fina ironía y un punto extravagante; muy inglesa.

Un crítico del Wall Street Journal reseñó que es inevitable compararla a Downton Abbey. ¿Qué queréis que os diga? Se ha retratado el crítico. Antes de Downton Abbey ya existía gente como Nancy Mitford (entre otros), a la que evocan tanto la propia serie como el tono que emplea Sadie Jones. Cosas de la vida, en la lectura del primer capítulo (que la Editorial Tusquets pone gratuitamente a disposición de todos los interesados aquí; una iniciativa de varias editoriales que me parece muy acertada), el nombre de Sadie me hizo recordar al personaje de la genuina tía Sadie, de Alconleigh, en la saga de "A la caza del amor". Y lo que leí de la novela también tenía ese aire Mitford, así que decidí comprar el libro y probar.

La amiga Sadie (Jones, no Radlett). ¡Melena estupenda!

En términos generales me ha gustado. Inicialmente me gustaba mucho; una vez concluido el libro lo dejo en un "me ha gustado", sin el mucho. La relación entre los huéspedes esperados y miembros de la casa, su evolución, los detalles sueltos que va revelando sobre los huéspedes inesperados y la intriga y tensión que va generando está muy bien. Emerald, Charlotte, Clovis, Ernest, Buchanan, Florence, Charlie (muy cargante) son personajes muy cinematográficos y no cuesta nada imaginárselos (la novela es muy peliculera, lo que no es necesariamente malo ni bueno). Ahora bien, en un determinado momento (no revelable) la novela pincha estrepitosamente. Una revelación clave que es más o menos previsible, pero que me parece que sigue un camino algo decepcionante para los lectores. Casi llega a dejar una sensación de tomadura de pelo. Hay que reconocer que el juego desagradable que plantea, lo es y mucho; y consigue su objetivo. También, una vez pasado el "No me puedo creer que sea esto", la narración se recupera para poner el punto y final y lograr dejar una sensación positiva.

Tal vez sea ese tono optimista (ya digo, una vez pasado el juego y sacado lo peor de todos) lo que me haga ver "Huéspedes inesperados" con buenos ojos. Al final, quieran o no, acaba saliendo lo bueno de todos. Hay a quienes no convencerá el giro que toma. A mí, en conjunto, sí. Hubiera podido ser mejor, sin duda; pero es lo que hay y está más que bien. Me resultó muy entretenida y amena..

Amena, entretenida y, sobre todo, fabulosa es "La dulce", de Fiódor Dostoievski, una novelita muy corta escrita en 1876, editada por Funambulista, que es una verdadera maravilla. Puedes leer un fragmento aquí, también por cortesía de la editorial.



¿Se puede escribir mejor? No, igual sí; mejor, imposible. Más, también, porque el relato se devora en un bocado lector. Da igual el tema; la forma que tiene Dostoievski de entrar en la mente humana es magistral. El relato no tiene desperdicio; ya desde la nota del autor, donde deja caer una alusión a la condena a muerte (en el texto habrá otra), ¡como si el propio Dostoievski hubiera sido ajeno a algo así!

El soliloquio trágico del protagonista es memorable. Sus idas y venidas, sus remordimientos y justificaciones. Sus silencios, la incomunicación. Y el azar, o las ganas de culpar al azar de nuestras faltas. A bote pronto, con el cuerpo del cónyuge presente, la referencia más próxima que me viene a la cabeza es "Cinco horas con Mario", también genial, aunque los temas de fondo son distintos: la obra de Delibes tiene doble fondo, es un pretexto, frente a la concreción e intimidad de "La dulce", también muy intensa y algo inquietante.

¡Fabulosa!

Comentarios

  1. Hola, me encanta tu blog pero me gusta más aún que tengas inquietudes culturales. En general los escritores rusos tienen un estilo muy introspectivo, precisamente Dostoievski es, junto con Chejov, de mis escritores rusos favoritos.

    Besos. capitán.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Christian, y bienvenido! ¡El gusto es mutuo!
      Inquietudes culturales sólo tengo alguna que otra; lector, sí soy, desde que tengo uso de razón. Sin contar algo del teatro de Chejov (hace mil años), un poco de Dostoiesvki y Guerra y Paz (leída este mismo verano) me queda mucha literatura rusa por descubrir. Tengo a la espera a Gogol, Turguenev y Goncharov, a la Karenina, a algunas de las novelas más importantes de Dostoievski... ¡Necesito un clon que trabaje por mi para que me pueda quedar leyendo tan pancho!
      Se aceptan más sugerencias ;-)

      Eliminar

Publicar un comentario

¡No te quedes con las ganas, di lo que opinas! ¡Gracias!

Lo que más os ha gustado de MMRyC

Kevin Costner ha vuelto

¿Puede haber algo que dé más miedo que AMQP, también conocido como ViET, eligiendo película? No, ya te digo yo que no; que le gustan las pelis con señores que echan rayos por los ojos. Eso lo dice todo.

El viernes se dio uno de esos momentos en los que el AMQP elige. Como la última peli la elegí yo (aunque pensando en él; ya te lo conté aquí), tocaba ceder. ¡Qué remedio! Pero, sorpresa, el Universo se puso de mi lado. Película elegida: La Lego película (no se han quedado calvos de tanto pensar, no). ¡Bien! Me apetecía. ¡Mejor que bien!
Pero hay algo que puede más que las fuerzas del Universo: Cinesa. Porque el plan "cenamos algo ligerito + vamos al cine + vamos a dar una vuelta y tomar algo" pasaba por una combinación de las dimensiones espacio y tiempo que sólo se produciría si el cine era el Proyecciones, de la mencionada Cinesa. Y Cinesa no estaba por la labor de colaborar. Hete aquí que el Proyecciones no tenía sesión de 22:00 de Lego, porque la consideran…

Los desapercibidos

- Haddoquín, sabes que ha sido Eurovisión, ¿verdad?
- Sí, claro. ¡Cómo no lo voy a saber! Los gayses llevamos un microchip con las fechas del eurofestival de aquí al año 2080 programadas. De hecho, también sabemos de antemano quien va a ganar. La más puta, la más divina, la más guarrilla, la más gritona, la más barbuda... (¿Alguna vez ha ganado un machote hetero?) Pero nos lo callamos. Porque somos parte de una conspiración marimasónica destinada a controlar el mundo... Ains, ya se me ha escapado el secreto. Cachis...
- Oh, cuánta sabiduría acumulas en tu cuerpo, que también acumula cada vez más kilos... ¿Y cómo así no has dicho nada de Eurovisión?
- Porque apenas lo vi. Fuimos a Villa-vicio-osa a ver una estupendísima Yerma, de Federico García Lorca (alumno de la ESO: es teatro, no cine, por eso no se escuchaba el Dolby Surround), en la que una amiga interpretaba muy bien a la vieja. Cuando acabó, ya tomando algo en una terraza, sí vimos algo. Como estaba de espaldas a la pantalla, …

Amor propio: 2%

Hace unos días, estando de vacaciones (síiiii, vacacioooones; ains ¡qué pronto se acaban!) me crucé con esta noticia sobre la felicidad y las formas de dormir en pareja.
Que dirás tú, a mí esto me suena... Pues sí; para variar, marilista, no te falta razón porque desgayficando ya comentó algo relacionado hace unos días, señalando los problemas potenciales (y tristemente reales con demasiada frecuencia) de dormir juntos: Que sí falta de espacio (asunto especialmente problemático para sacos de pulgas y hombres con extremidades de gran en-verga-dura).Que sí los ruidos de la noche, léase las serenatas de ronquidos del partenaire. Y eso sin entrar en los ruidos sobrevenidos tipo: despertador, radio, música, alarmas y notificaciones del móvil, chupar/morder (particularmente caramelos), etc.Las formas de domir, que es aquí donde la profunda investigación llevada a cabo se torna interesante por múltiples razones, como verás.La noticia dice "Si duermen separados por menos de 2,5 centímetros…

4 chungos y 1 tal vez

Como ya sabes (y si no, ya te puedes ir poniendo al día aquí), el AMQP y yo (además de un-angel y su EDSC; además de otros dos millones y medio de telespectadores) estamos enganchados a Casados a primera vista.

Pues bien, a falta de una semana para terminar y que de ayer no pudiésemos ver lo que paso, hoy te ofrezco un análisis riguroso y pormenorizado, estrictamente objetivo y científico, sobre las 5 parejas del programa. O no... 

¡Con puntuaciones incluidas!

Mónica y Pedro (los viejunos)

Físico: 7 + 3 = 10 puntos.
- Mónica es medianamente guapilla (sobre todo considerando su edad porque ésta es la pareja más mayor del programa), vale. Pero que alguien me explique cómo siendo de Lugo tiene ese moreno de piel. Ahí hay gato encerrado o cada vez que se da rayos UVA se dispara el consumo de energía en España... Nota: 7.
- Pedro es como un besugo y tiene pinta de ser muy fofo, aunque juegue al pádel. Está viejuno. ¡Es viejuno! Da grimilla. Muy poco follable. Nota: 3.

Carácter: 0 + 2 = 2 pun…

Acorralado

Seguro que te estás preguntando qué fue del estreno de la camisa rosa. Seguro, que nos conocemos. Sobre eso venía a escribir ahora pero... 
Pero hay una noticia de última hora.
¡Una serie de sucesos paranormales se han adueñado de mi casa este fin de semana!
Como lo lees, Maríaeduvigis.
Era de esperar, la verdad. Con lo mucho que le gusta al AMQP el Cuarto Milenio ese era cuestión de tiempo que los espíritus del más allá vinieran a manifestarse aquí. ¡Con lo bien que se manifiesta uno en la Puerta del Sol, leche! Pues no, porque al AMQP le pirra dejar la tele puesta para dormirse con Cuarto Milenio de fondo. A mí, como que me repele ver la tele en la cama y menos dormir con la tele puesta. Pero la semana tiene siete días, así que toca ceder algunos días, que otros ya cede él. Así que mientras el AMQP duerme plácidamente y ronca como un dinosaurio, uno, que querría estar dormido, escucha de fondo cómo convocan a los demonios, fantasmas y demás fauna de otros mundos.

Tanto ver Embrujadas que…