Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2013

Cine, cine, cine; más cine por favor

Hace un tiempo, después de una temporada viendo auténticos bodrios a precios disparatados, estaba dejando de ir al cine. Mis amigos no son muy de cine y mis amigas, ya emparejadas con sus actuales maridos, tenían mejor plan y compañía. Hace poco más de un año, en una de esas medidas positivas que introduje, también decidí que, si me apetecía ir a ver una peli, superaría esa sensación de soledad que siempre me había causado la gente que iba sola al cine, que no iba a perderme algo que me gustase por estar solo, no tener con quien ir o lo que quiera que fuese.
El experimento me fue más que bien. Vi muchas películas buenas y regulares que me gustaron y no recuerdo ninguna que me dejase con mala sensación. La palma se la llevaron "Amor", las adaptaciones de los novelones del Siglo XIX ("Los miserables", "Anna Karenina", "Grandes Esperanzas"), las películas gastronómicas (en particular la dulce "El chef" y "La cocinera del presidente&…

Los años en Júpiter

¡¡¡Por fin, llegó la semana cumpleañera!!!
El tiempo vuela y nos hemos plantificado con 3,2 años si estuviéramos en Júpiter. Un crío. En la Tierra, eso se traduce en 38 añitos de nada. ¿Hay mejor edad que esta? No. No volvería atrás en el tiempo, ni querría adelantar el reloj biológico, estoy feliz como una perdiz con 19 años en cada pierna. (¿Eso no suma 57? Sólo a ratos)
Enlazando con la anterior, semana con actividades. Estuve en "Qué desastre de función", de Michael Frayn y versión de Paco Mir (que triplica en los escenarios de la capi; castellaniza nombres y españoliza algunas situaciones) en el Teatro Caser Calderón (ya no es de los helados, eso sólo en verano por lo visto, que son de temporada). Muy divertida. Divertidísima.
¿Dónde ha puesto el plato de sardinas la señora Clackett?
Iba yo algo encabronado con el universo. Culpa mía: ir al centro en el 5 no suele ser buena opción y lo sabes Haddoquín... Esta vez no fue una excepción y acabé crispado antes de llegar. ¿…

A falta de polvo, ¡polvorón!

La ocasión la pintan calva

De noche de Halloween a noche de los difuntos. Muelto difunto casi me quedo yo...
Parte 2. Noche del viernes: Carmen Maura.
Estos días está siendo en Madrid el Festival Internacional de Cine LGBT de Madrid LesGaiCineMad. A mí, sinceramente, lo de ver una peli porque sea muy gay, como que no; yo voy al cine si me apetece la peli. Por el motivo recóndito que sea: desde que sale Debbie Reynolds, a que está rodada en Venecia o a que se trate de una peli iraní en versión original muy intimista y yo tenga el día meditabundo. Me gustan películas la mar de variopintas y me apetece ver unas u otras según el estado de ánimo, el día. La única constante es que nunca diría que no a una adaptación de Jane Austen.
Cosas de la vida, héte aquí que el viernes proyectaban Let My People Go!, una comedia francesa de Carmen Maura (en cartelera ya hay otra). Hacía unos días había hablado con un amiguete algo loca (promotor de la idea del Rocky) que Carmen Maura ¡vuelve al teatro! Así que, aprovechando que …

I wanna be dirty

Vamos a decir que siempre he sido una persona con una vida social limitada (sin llegar a nula, pero algo reducida), por lo que estos últimos días han sido fuera de lo común. Ha habido de todo: momentos cultureta, momentos feeakies, momentos tiennnnos...
Parte 1. Noche del jueves: Rocky Horror.
Cartel del evento. Rocky y Halloween; vaya combinación
Ni que decir tiene que yo era virgen del Rocky, pero no el único del grupo que íbamos (hay testimonio de la V en la frente; es Top Secret). Quien me invitó a ir lo hizo con algunas cautelas y advertencias, no sin un tono un tanto malicioso; a mi juicio, precauciones exageradas. Que uno ya tiene canas (y no me las tiño con Grecian 2000) y, de todos es sabido que los capitanes somos gente aguerrida, valiente y que se crece ante la adversidad. Además, también tenemos nuestro punto gamberro y desenfadado. Así que ¡a pasarlo bien!
Y lo pasamos genial. Por si no lo sabías, la peli es mala, mala, mala. De lo ridícula y absurda que es, acaba teniend…