Ir al contenido principal

Una de libros: Herejes y El cielo ha vuelto

Como si de un adolescente con alegrías o penas del corazón que piensa que todas las canciones se han compuesto expresamente para él se tratara, así me sucede a veces con los libros. ¿A vosotros también?

En niveles muy distintos, dos de las últimas novelas que he leído estas semanas se relacionan entre sí y me han tocado en algo, mucho o poco, coincidiendo con mis pensamientos sobre un tema: la libertad.

1. Me ha tocado un poco. El cielo ha vuelto, de Clara Sánchez. Rutilante Premio Planeta 2013. Un Planeta que se une a un Premio Nadal de 2010. Ahí es nada, que eso es mucho decir.


La portada me gusta, pero ¿encaja con la trama?

Como sucede con algunos Planeta (y no pocos), ha sido una decepción. Sin llegar al extremo del bodrio de "Lituma en los Andes" (en serio, ¿eso lo escribió Vargas Llosa?). A ver si con el finalista tengo más suerte, que me suele pasar (debe ser por lo de consolación que tiene el premio del segundón).

Me lo regalaron por mi cumpleaños, porque me apetecía. Lo primero que leí de Clara Sánchez fue "Lo que esconde tu nombre" (Premio Nadal 2010). Me gustó: muy dinámico, con una prota que bien podría haber sido una amiga que vive precisamente donde transcurre la trama y ambas se asemejan tanto física como psicológicamente. Además, tenía una parte tremenda que me enganchó.

Después vendría "Entra en mi vida", que también me gustó, aunque se repite buena parte del esquema y estructura de "Lo que esconde tu nombre". También está bien llevado y resulta entretenido.

Pero, ains... "El cielo ha vuelto" es más de lo mismo. Eso ya cansa. No hay evolución. Cierto, son libros distintos. Pero éste luce poco. Porque es más de lo mismo pero en peor. En resumen (nada que no salga en la contraportada): a una chica mona le dicen que tiene una sombra negra detrás y le empiezan a pasar cosas malísimas.

Ahhh, pero Patricia, la superprota, saca fuerzas de flaqueza (lo que, siendo modelo, no es un decir) es una protagonista muy rancia. Un poco tontaina. Sus otras heroínas tenían algo, pero Patricia es boba de principio a fin. Además de tontaina es lenta (¿cuánto tarda en leer "El amante de Lady Chatterley?). Se supone que es modelo pero el tema de la agencia queda deslucido, por no decir los sinsentidos del viaje a visitar a Heidi y el rododendro negro.

La escena de las florecitas es la más recordada de la novela.
¡Ella es Sylvia Emmanuelle Kristel!

La segunda prota, Viviana (con dos uves, que ya pensabas tú que Viviana se escribía siempre Bibiana Fernández), es un personaje muy poco creíble. Eso sí, su tragedia es uno de los puntos fuertes de la novela. Por algún motivo le puse la propia cara de la autora. Porque le pega (la cara).

El marido de Patricia, el marchante del marido, la mujer del marchante y la doméstica conforman una historieta bastante ridícula. Puede que real, pero novelada queda ridícula. Como Mayra, más no puedo leer.
 
La trama no ayuda mucho. Está cogida con alfileres y es más lenta de lo habitual en Clara Sánchez, lo que no deja de ser una falta grave en las novelas de aventuras, que es lo que es. Por si fuera poco, se hace previsible.

¿Tiene algo bueno o la quemamos en la chimenea? Dale una oportunidad; se hace amena y se lee muy rápido en una edición muy correcta. En cuatro ratitos se liquida y te sirve para resetear entre dos novelas buenas.

Y algo bueno más tendrá, ¿no? Sí. Que pese a que es flojita, la lerda de la prota se hace algo más libre. Y esa evolución del concepto de libertad sí me ha gustado y me tocó un poco.

Porque, en ocasiones veo muertos, ¡me siento como Joan Fontaine!

- Hola, Cary.
- Hola, Haddoquín. Te había confundido con Joan, carita de mono, Fontaine

- ¿Por qué? ¿Por qué tienes un ama de llaves más siesa que la señorita Danvers en Rebeca?

- No. Mi Néstor, alias la chachilla, es muy servicial y complaciente (si yo te contara...). Además, me siento como Joan Fontaine en Sospecha, no en Rebeca.

Mi Néstor, plumero en mano

- ¿Por qué Cary se enamora de ti?
- Maricalista, lo has cogido a la primera.

- ¿Por qué tienes su mismo pelo?
- Oso, casi aciertas. Ella lleva trenza en la cabeza, yo sueltos y repartidos por todo el cuerpo.

- ¿Por qué ambos sois premiados?
- Mariculta, sí, a ella le dieron el Óscar. Mi premio, querido lector, es que me leas. ¡Ohhhhh, qué bonito!

Porque la Fontaine, en la parte inicial de la peli, se siente ahogada y en su propia casa por sus padres. Un tanto controlada y falta de libertad, que es algo que, en parte, cree conseguir de la mano de Cary Grant. Luego ya la peli, excelente, toma otros derroteros. A veces, soy consciente, me puede suceder algo parecido que a Joan Fontaine. Pero no es éste el momento de hablar de mis cosas (to be continued...), sino de los libros.

Reading is sexy, Cary. Mucho te interesaban a ti los libros de Isobel en Sospecha...


La liberación de Patricia, muy de andar por casa, aunque no sea nada del otro jueves, en definitiva, me tocó un poco. Por eso no me resisto a condenar por completo esta novela, prescindible por lo demás. Si un libro, sea cual sea, por la circunstancia que sea, te hace pensar, reflexionar, reír, llorar, sentir, aprender, pasar un buen rato o interesarte por una historia, considero que es más que suficiente para que merezca la pena dedicarle tu tiempo y atención. Y éste, a pesar de que en general es malongo, ha logrado su objetivo.

2. Me ha tocado un mucho: Herejes, de Leonardo Padura (2013). De la editorial Tusquets que tiene el detalle, que es de agradecer (a ver si cunde el ejemplo, señores de otras editoriales) de poner el primer capítulo (click, aquí) a disposición de todos los interesados en su página web.

Presta mucha atención al cuadro de la imagen...


La libertad es uno de los pilares de Herejes, una novela protagonizada por Mario Conde. ¿Mario Conde, el banquero y/o chorizo? Nooooo. El ex-policía de La Habana que vertebra unas cuantas novelas del bueno de Leonardo Padura.

Herejes es, para mí, de lo mejorcito dentro del panorama literario de finales de 2013. Una novela escrita en tres partes o "libros" (libros de Daniel, Elías y Judith; sí, nombres bíblicos, tiene su motivo), cada uno con su historia y su estilo. Los tres con un denominador común: son impecables, una gozada.

Compré mi ejemplar (aunque no es el que leí y conservo; en un sorteo de la editorial gané un ejemplar firmado por Padura) al poco de salir, con muchas ganas porque El hombre que amaba a los perros, la anterior novela de Padura (sin Conde), es extraordinaria y ya tenía pensado ir hacia atrás y leer otros Paduras anteriores. Pero se coló una posterior. Charlando con algunos puristas de Mario Conde, según ellos, ésta no es su mejor historia. Por mi parte, no puedo opinar, pero si esta no es la mejor... ¡cómo deben ser las otras!

En Herejes, bajo la apariencia de una historia única, la de un cuadro cuyo autor podría ser Rembrandt y que pertenecía a una familia judía de Cracovia, se enlazan varias historias y en varios momentos del tiempo, a la que se suma la del propio Conde. Todo ello perfectamente documentado y con una confesión previa de Padura indicando dónde la exigencia literaria se impone al rigor histórico. En el Libro de Daniel se rememora una historia espeluznante: la desgracia de los pasajeros del Saint Louis. En el libro de Elías se recrea la historia de un joven judío con vocación de pintor en la Amsterdam de Rembrandt. En el libro de Judith la acción se centra en las pesquisas para encontrar a una emo desaparecida.


Personalmente, la segunda parte, el libro de Elías, el más intimista, me ha parecido fabuloso. La primera parte (Daniel), el más trágico y humano, está muy bien llevada y eso que, en general, a mi el tema judío me cansa. El único pero que se le puede poner a todo el libro está en que el círculo se cierra un poco forzado en la historia de Judith. En realidad, a veces pensaba que esta tercera parte sobraba. Pero al final reconoces que tiene su razón de ser y, aunque los emos y demás tribus urbanas (excepto los ositos guapos) ni me van ni me vienen, se comprende que el capítulo esté. No se puede negar que el enlace con la primera parte esté forzado pero no había mucha más opción.

Herejes conmueve. Conmueve la historia de los judíos del Saint Louis (ahora, ¿volvería a suceder algo así?; es más, ¿está sucediendo?) y la de los judíos en La Habana. En especial, la del tío Joseph. La historia de Elias Ambrosius y Rembrandt es maravillosa y roca en detalles. Se vive desde dentro. Ya digo, para mí, la segunda parte es prácticamente perfecta. Y a pesar de toda la pereza que me diese el mundo emo y postmodernista de Judy en la tercera parte, su tragedia (y la de unos cuantos protagonistas más que no voy a decir para no estropearte el libro) también te lleva a pensar.



La libertad, individual o colectiva, sus avances y retrocesos, su búsqueda y respeto, el libre albedrío, son algo esencial a Herejes, incluso en la vida doméstica de Mario y Tamara, que aparece casi como algo anecdótico pero que aporta mucha chispa a la parte final.

Hoy, disfrutamos de libertades y derechosconseguidos hace siglos, otros hace décadas, mientras que algunos son mucho más recientes. Nos parecen  indiscutibles, que forman parte de nuestro a día a día. Pero, atención, las libertades son frágiles y los derechos son sustituibles; se pueden perder en cualquier momento. Basta un cambio de aires motivado por alguna circunstancia molesta (el dinero, o para ser más exacto, la falta de dinero, suele ser un buen desencadenante, junto con la envidia) para que otros derechos se impogan echando por tierra los anteriores, para que las libertades de unos arruinen y, frecuentemente persigan, las libertades de otros.

En Herejes, a través de la historia de los judíos en su Nueva Jerusalén, en Polonia, en el Saint Louis, en La Habana, en el pasado y en la actualidad, queda muy bien ejemplificado el vaivén de las libertades colectivas. Y en la historia de sus protagonistas, que no sólo están sino que son, se plantea la cuestión de las libertades individuales y el libre albedrío.

En definitiva, una novela muy recomendable. Ahora tú, libremente, decidirás si la quieres leer o no.

Tú. Leyendo seguro que ganas mucho

Muy reflexivo estaba yo con estos temas de la libertad, en mi pequeño mundo, cuando El cielo ha vuelto y, sobre todo, Herejes se cruzaron en mi camino. ¿Pura casualidad o pura sugestión?

Comentarios

  1. Sólo diré que... http://desburrandoburros.blogspot.com.es/2013/03/la-pregunta-definitiva.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja... ¡Cuanta razón tenía tu amiga!

      Eliminar
  2. Pues menos mal que te he leído porque me iba a comprar el de Clara Sánchez como descanso mientras sigo con Juego de Tronos pero va a ser que me compraré otra cosa.

    Besos, capitán leñador.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si lo quieres, te lo presto (con devolución); se lee muy rápido.

      Ya puestos ¿en qué otro estás pensando? A mi el finalista del Planeta me apetece, por muy de ex-ministra que sea.

      Eliminar
  3. ....pues yo ya encargué el de Clara Sanchez, uff y para regalárselo precisamente a esa progenitora con la que tanto sintonizas en gustos, me temo que me lo va a tirar a la cabeza, jajaja...¡eh pero que coincidencia, justo ahora yo también voy empezar "La dulce envenenadora"!, con tanta gana que he dejado en lista de espera a la señorita Prim porque esta me apetece muchísimo, uffff.
    Tu momento Joan Fontaine coloca como siempre tu post en unos niveles de exquisitez dificilmente superable, jajajajaja...un abrazo grande, amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ídem.

      Vía postal te lo puedo hacer llegar, que no sería la primera vez que presto un libro a distancia (¡y siempre me han llegado de vuelta!), pero si lo tienen en una biblio cercana igual es mejor opción y te sirve para que lo lea.

      Porque me pega que la progenitora lo quiera para leerlo, no porque el lomo quede bonito en la estantería (que también).

      Eliminar
  4. ....después de "La analfabeta,,," me leí "El cielo ha vuelto" y mira, la ventaja de tu crítica así como poco estimulante fue que al leerlo con muy pocas expectativas, me ha gustado más de lo que pensaba. Se lee en un plis-plas y aunque es verdad que los personajes son poco creíbles y alguna situación resulta un poco absurda ( como por ejemplo el rododendro-moment, sí ), puedo decir que no me aburrí en absoluto, y eso, el que te entretengan, tiene su mérito y es de agradecer.
    Le voy a poner un cinco ;)

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Si alguien (léase, el escritor) tiene algo que contarte, merece una oportunidad. Si te entretiene, objetivo conseguido. Si te gusta lo que cuenta/aprendes/te hace evolucionar como un Pokemon, genial.

    Estoy para acabar el Juego de Ripper.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡No te quedes con las ganas, di lo que opinas! ¡Gracias!

Lo que más os ha gustado de MMRyC

Kevin Costner ha vuelto

¿Puede haber algo que dé más miedo que AMQP, también conocido como ViET, eligiendo película? No, ya te digo yo que no; que le gustan las pelis con señores que echan rayos por los ojos. Eso lo dice todo.

El viernes se dio uno de esos momentos en los que el AMQP elige. Como la última peli la elegí yo (aunque pensando en él; ya te lo conté aquí), tocaba ceder. ¡Qué remedio! Pero, sorpresa, el Universo se puso de mi lado. Película elegida: La Lego película (no se han quedado calvos de tanto pensar, no). ¡Bien! Me apetecía. ¡Mejor que bien!
Pero hay algo que puede más que las fuerzas del Universo: Cinesa. Porque el plan "cenamos algo ligerito + vamos al cine + vamos a dar una vuelta y tomar algo" pasaba por una combinación de las dimensiones espacio y tiempo que sólo se produciría si el cine era el Proyecciones, de la mencionada Cinesa. Y Cinesa no estaba por la labor de colaborar. Hete aquí que el Proyecciones no tenía sesión de 22:00 de Lego, porque la consideran…

Los desapercibidos

- Haddoquín, sabes que ha sido Eurovisión, ¿verdad?
- Sí, claro. ¡Cómo no lo voy a saber! Los gayses llevamos un microchip con las fechas del eurofestival de aquí al año 2080 programadas. De hecho, también sabemos de antemano quien va a ganar. La más puta, la más divina, la más guarrilla, la más gritona, la más barbuda... (¿Alguna vez ha ganado un machote hetero?) Pero nos lo callamos. Porque somos parte de una conspiración marimasónica destinada a controlar el mundo... Ains, ya se me ha escapado el secreto. Cachis...
- Oh, cuánta sabiduría acumulas en tu cuerpo, que también acumula cada vez más kilos... ¿Y cómo así no has dicho nada de Eurovisión?
- Porque apenas lo vi. Fuimos a Villa-vicio-osa a ver una estupendísima Yerma, de Federico García Lorca (alumno de la ESO: es teatro, no cine, por eso no se escuchaba el Dolby Surround), en la que una amiga interpretaba muy bien a la vieja. Cuando acabó, ya tomando algo en una terraza, sí vimos algo. Como estaba de espaldas a la pantalla, …

Amor propio: 2%

Hace unos días, estando de vacaciones (síiiii, vacacioooones; ains ¡qué pronto se acaban!) me crucé con esta noticia sobre la felicidad y las formas de dormir en pareja.
Que dirás tú, a mí esto me suena... Pues sí; para variar, marilista, no te falta razón porque desgayficando ya comentó algo relacionado hace unos días, señalando los problemas potenciales (y tristemente reales con demasiada frecuencia) de dormir juntos: Que sí falta de espacio (asunto especialmente problemático para sacos de pulgas y hombres con extremidades de gran en-verga-dura).Que sí los ruidos de la noche, léase las serenatas de ronquidos del partenaire. Y eso sin entrar en los ruidos sobrevenidos tipo: despertador, radio, música, alarmas y notificaciones del móvil, chupar/morder (particularmente caramelos), etc.Las formas de domir, que es aquí donde la profunda investigación llevada a cabo se torna interesante por múltiples razones, como verás.La noticia dice "Si duermen separados por menos de 2,5 centímetros…

4 chungos y 1 tal vez

Como ya sabes (y si no, ya te puedes ir poniendo al día aquí), el AMQP y yo (además de un-angel y su EDSC; además de otros dos millones y medio de telespectadores) estamos enganchados a Casados a primera vista.

Pues bien, a falta de una semana para terminar y que de ayer no pudiésemos ver lo que paso, hoy te ofrezco un análisis riguroso y pormenorizado, estrictamente objetivo y científico, sobre las 5 parejas del programa. O no... 

¡Con puntuaciones incluidas!

Mónica y Pedro (los viejunos)

Físico: 7 + 3 = 10 puntos.
- Mónica es medianamente guapilla (sobre todo considerando su edad porque ésta es la pareja más mayor del programa), vale. Pero que alguien me explique cómo siendo de Lugo tiene ese moreno de piel. Ahí hay gato encerrado o cada vez que se da rayos UVA se dispara el consumo de energía en España... Nota: 7.
- Pedro es como un besugo y tiene pinta de ser muy fofo, aunque juegue al pádel. Está viejuno. ¡Es viejuno! Da grimilla. Muy poco follable. Nota: 3.

Carácter: 0 + 2 = 2 pun…

Acorralado

Seguro que te estás preguntando qué fue del estreno de la camisa rosa. Seguro, que nos conocemos. Sobre eso venía a escribir ahora pero... 
Pero hay una noticia de última hora.
¡Una serie de sucesos paranormales se han adueñado de mi casa este fin de semana!
Como lo lees, Maríaeduvigis.
Era de esperar, la verdad. Con lo mucho que le gusta al AMQP el Cuarto Milenio ese era cuestión de tiempo que los espíritus del más allá vinieran a manifestarse aquí. ¡Con lo bien que se manifiesta uno en la Puerta del Sol, leche! Pues no, porque al AMQP le pirra dejar la tele puesta para dormirse con Cuarto Milenio de fondo. A mí, como que me repele ver la tele en la cama y menos dormir con la tele puesta. Pero la semana tiene siete días, así que toca ceder algunos días, que otros ya cede él. Así que mientras el AMQP duerme plácidamente y ronca como un dinosaurio, uno, que querría estar dormido, escucha de fondo cómo convocan a los demonios, fantasmas y demás fauna de otros mundos.

Tanto ver Embrujadas que…