Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2014

La felicidad es...

Por si no lo sabías, hoy es el Día Internacional de la Felicidad.
Primera noticia, para qué negarlo. Claro que la cosa, más que nueva es novísima: la ONU decretó en julio de 2012 que el 20 de marzo fuese el día internacional de la felicidad. Vamos, que hoy es tu segundo día internacional de la felicidad, para que lo sepas. Aunque esperemos que, salvo que nacieses hace dos días, hayas tenido más de dos días felices.



Me entran ganas de torturarte con Al Bano y Romina (si quieres, puedes torturarte aquí) o con Palito Ortega (tortúrate aquí), pero no, que la cosa es seria. Es más, dado que Al Bano y Romina lograron quedar segundos en San Remo en 1982, la cosa se ha puesto superseria.

La cosa es superseria porque, muy posiblemente, la búsqueda de la felicidad sea la mayor pérdida de tiempo jamás habida, sólo por detrás de todos los intentos de todos los megalómanos de pacotilla de todos los tiempos para arruinarnos la vida a todos con guerras, conquistas, invasiones, campos de concentrac…

Resilience: la cosa esa, muy dura

Grrrrrr. ¡Lunes!


Ohhhhmmmmm. ¡Relájate!

Como a veces me gusta decir, eso significa... ¡que ya queda un día menos para el viernes!


Y el viernes podrás estar tranquilamente con tu AMQP o ViET. O churri o mari o como le quieras llamar. Que no vamos a poner etiqueta a la gente, que no es bonito.

Y puedes dedicarte a dormir.  O a lo que quiera que hagas en la cama; como quedarte inconsciente en 0,1 segundos y dar codazos al churri. O tener una noche de amor y lujuria. O tener una noche y una mañana de amor y lujuria. O sólo de amor. O sólo de lujuria. O todo a la vez o de forma alterna.

Ah, que no tienes AMQP o ViET, pues el viernes es un buen momento para salir de fiesta y buscar uno. O dos, por si acaso.

Oferta: 2 x 1 (= 2)

O lo que es lo mismo, dos libros comentados en la misma entrada.



Por si no lo imaginas ya, mi vida es más bien tranquila (no me quejo, conste). Apenas tengo nada contable y lo poco que ha habido últimamente es o bien tirando a negativo (junta las puntas de los pulgares e índices de cada mano y di Ohmmmmm) o bien necesita todavía desarrollo (una idea que me ronda hace un tiempo, pero es supermegahipersecreta; me voy a hacer puta, ya tendrás noticias) o bien tiene que ver con el AMQP (que sólo el sábado logró desconectar y estuvo muy amoroso y achuchable; no como el viernes, que estuvo en nivel arisco avanzado).

Así que me voy a cobijar en el refugio de dos libros leídos recientemente, más que recomendables y que merecen la pena.

Todo lo que una tarde murió con las bicicletas es una maravillosa novela íntima de Llucia Ramis. A esta buena mujer (todavía en edad de ser llamada moza) no la conocía de nada; me enteré de su existencia y de la novela por Twitter, donde recibía buenas críticas…

Basado en hechos reales

¡Cuatro meses!
Hoy se cumplen precisamente cuatro meses desde la primera vez que vi al AMQP (Algo Más Que Pretendiente; alias ViET).
Que no son nada en el tiempo infinito del espacio sideral; ya, lo sé. ¡Pero para mi son tanto que ni te lo imaginas!
Lector, si por un casual eres ViET,  aquí tienes algo que ya sabes; pero también encontrarás cosas que sólo sospechas cuando me limito a mirarte o cuando me pierdo dando vueltas para decir algo que me cueste sacar a la luz; también leerás algunas otras cosas que ni te figuras que pasan por mi mente en algún momento de silencio (sí, has leído bien: de silencio) y que, de algún modo u otro, algunas veces te voy diciendo cuando comparto un pedacito de mi vida contigo.


Lector, si no eres el AMQP, que es lo más probable, toma lo que sigue como lo que es. Hoy es el yo que guardo más dentro de mí el que se manifiesta, si bien parcialmente. Hoy no habrá exageraciones, ni ficciones. Como si estuviéramos viendo una peli de sobremesa de domigo, es…