Ir al contenido principal

Un millón de gotas

Hoy, vamos a tratar de comentar, en la medida de las posibilidades, una de las últimas novelas que ha caído en mis manos. Se trata de Un millón de gotas, de Víctor del Árbol y editado por Destino (hoy por hoy, Grupo Planeta), una editorial de tooooooda la vida, en la que publicaba Miguel Delibes, entre otros. Sí, también el sueco ese que no amaba a las mujeres, prendía fuego al bidón de gasolina y estaba en las corrientes de aire de un palacio.
Víctor del Árbol
La portada de la novela en cuestión

Un millón de gotas es un nombre sugerente para una novela. A mí me lo parece. Es un nombre opaco (Ohhh, Paco). No desvela para nada si se trata de una novela negra (es decir, lo que siempre se ha llamado novela de misterio), de un dramón romántico (que mira que me gustan los dramones del siglo XIX; sí y los cualquier otro siglo) o de una paja mental del escritor de turno. Por lo tanto, 1 puntito por el título.

El autor es Víctor del Árbol. Del bueno de Vïctor no tenía conocimiento hasta hace poco, no lo negaré. Este muchacho, con pinta de sanote, fornido y bien dotado (sí, todo influye: 1 punto más para la novela, por el macizo de Víctor) despuntó en 2008, al quedar finalista del Premio Fernando Lara (que concede ¡la Editorial Planeta!), por detrás de Emilio Calderón, que a su vez sería finalista del Planeta (te empieza a sonar, ¿verdad?). Básicamente, Un millón de gotas es su cuarta novela. La primera, El peso de los muertos, de 2006, ganó un premio de la ONCE. La segunda, La tristeza del samurai (2011) recibió en Francia el premio a la mejor novela negra europea, a la que siguió Respirar por la herida. Con esos precedentes y gracias a los afanes promocionales y publicitarios de la editorial, Un millón de gotas prometía ser un éxito comercial. Y lo está siendo. Merecidamente.

Escritor
Los escritores son gente seria y no suelen salir ligeros de ropa
Por cierto, el mozo fue seminarista (y dicen las e-lenguas que lo dejó por amor; no precisan a quien, igual eres tú y está ahí todo callado), mosso d'esquadra (poli catalán, para entendernos; de ahí, tal vez, la apariencia maciza), aunque en muchas güebs salga funcionario de la Generalitat, que suena a algo más galdosiano.

Ahora que ya sabes esto, te cuento: me compré el libro por la portada (que encima tiene mucho que ver con la trama) y porque en twitter no paraban de hablar de la novela. ¡Que todavía no te has hecho de twitter! Ya te vale... a tí por no tener twitter y a mí por los criterios de selección de novelas.

¿De qué va? Un millón de gotas es como una matrioshka (y el empleo del término no es casual; si ya la has leído, ya sabes por qué): encierra varias historias dentro de otras.

Matrushka
Matrushkas preparadas para el desfile del Día del orgullo matrioshka
Evidentemente, hay una historia principal: la de Gonzalo (como mi vecino, de cuando éramos pequeños; el primer número de teléfono que te aprendes). De profesión abogado (civil), Gonzalo es un poco lerdo, no nos andemos con rodeos. Pero tiene muchas cosas buenas y, en su descarga, diremos que es fácil que el día a día, con sus comodidades, se imponga, te acomode y te haga renunciar, sin darte cuenta, a muchos ideales de juventud. Vamos, que Gonzalo es como tú y cómo yo; solo que casado con una mujer y me da que no que tú no; yo tampoco. Esa es la única diferencia. Bueno, ésa y tal vez el hecho de ser huérfano de padre (y vaya padre; uy, que se me escapa algo), de tener una hermana que acabe como acaba, de tener un sobrino (el que abre la novela) al que le pasa lo que le pasa, de tener un marihijo que también se las trae...

¿Y qué le pasa a Gonzalo en la novela? De todo. A veces reacciona como un héroe y a veces como un cobarde. Gonzalo es un personaje creíble en el que se sustenta un cuarto de la trama: la mitad de la trama está escrita en tiempo presente. El resto de personajes del tiempo presente soportan otro cuarto de la trama. Ahí encontramos: a Tania, que va leyendo a Mayakovski por la calle; mira que estaba cantando que habría rollo entre Gonzalo y Tania. También está Alcázar, un poli bueno o malo, depende del rato. Muy buen personaje Alcázar, sí, señor. También está la familia de Gonzalo, nada destacable (ahhh, su hijo tiene un chorbo que se quiere beneficiar a su madre, el muy cerdo, para medrar; esa relación entre Gonzalo y su hijo está muy bien descrita). Y también está Agustín, su suegro, personaje que logra hacerse todo lo odioso que merece. También hay un negrito del África tropical. Un mafioso ruso, muy malo, llamado Zinóviev.
 
Oso gay
Ejemplar de chorbo sonriente benefactor y/o beneficiado
Si hay personajes en tiempo presente, lumbrera, eso significa que hay personajes pasados (que podrían ser futuros, según cuál consideres historia principal). Ahí destaca Ramón, el padre de Gonzalo. Otro cuarto de la trama reace sobre sus espaldas. Ramón es un joven que cae bien y al que empiezan a pasar cosas; cosas, así, sin más, no: cosas terribles, en las que Stalin tiene mucho que ver. Y te recuerdo que Stalin (que mira que salía mono en esta foto), tiene algo que ver con las palabras purga, deportación y exterminio, entre otras lindezas. Por si fuera poco, Beria también se cruza en su camino algo después. Total, que Ramón, el padre de Gonzalo, se vuelve un ser "especial" por todo lo que le toca pasar. Que es mucho y muy fuerte. Los sucesos de Názino y de Argelès-sur-Mer, por ejemplo. Y el día a día después...

Ígor Stern, un malo muy malo, muy malo; Alcázar, padre (del otro Alcázar), Laura (de niña, la hermana de Gonzalo; en una historia espeluznante que se adivina pronto y se confirma mucho después), Esperanza (madre de Gonzalo), Velishko, Anna y el fantasma de Irina son los otros personajes que completan el relato pasado (en el que también hay gayses; a veces uno piensa si tanto surtido cuétara de especies humanas no será premeditado). Y es esta parte la que tiene más fuerza y garra de la novela. ¿La más terrible también? No. Porque la maldad es atemporal.

Oso gay psicina
Tú también tienes mucha garra, di que sí
El relato, a ratos, es espeluznante. Ya desde las primeras páginas, para que no quede duda. Pero se trata un relato muy bien llevado. Muy bien dosificado. Terrible, pero muy entretenido. Víctor del Árbol se mueve como pez en el agua en este tipo de novelas. En el entrelazado de las historias y en la sucesión de secuencias. Para quitarse el sombrero.

Una matrioshka de historias sórdidas, de culpas y culpables, para un relato duro que, además, se ceba con el conflicto psicológico de los protagonistas "fuertes" de la novela: Ramón, muy especialmente, Alcázar, Esperanza, Anna y el propio Gonzalo.

¿Algo malo que destacar? Poco. El libro presenta algunas aristas en su forma. Chocan algunas expresiones y construcciones que se repiten muy seguidas y, tal vez más que nada, el pudor que suscitan algunas palabras (como sería el caso de "mear" o "cagar", cuando no se evitan algunas tremebundas; lo del uso de "defecar" no tiene nombre). Nada llamativos estos matices, pero ahí están. Por otro lado, hay algunos secundarios que rayan en la caricatura: como Luisa, la secretaria de Gonzalo, que tiene la doblez propia de todos los personajes de la novela (fiel a Gonzalo hasta que busca trabajo en otro buffete si la cosa se va a pique). Por último, si la trama está muy bien llevada, la resolución... a mí me ha gustado, pero puede parecer poco si se enmarca en el conjunto.

En definitiva, una buenísima opción para este verano, entre chapuzón y chapuzón.

Gay bear
El mismo barbitas guapo, ahora de chapuzón

Comentarios

  1. Pues muy entretenido tu resumen y habra que ver si se consigue algo del susodicho.

    Un abrazo :)

    PS: ¿Tú serás tambien como una matrioschka?

    ResponderEliminar
  2. A mi todas tus sugerencias literarias me acaban por picar la curiosidad, no sé si es que las sabes "vender" muy bien o qué, jeje...pero luego no me suelo arrepentir de haberte hecho caso :)
    Esta me la apuntaré también ( ¡¡¡que título tan bonito!!! ), pero queda en lista de espera porque ahora ando a ver si encuentro la de "El descubrimiento de la pintura" que de momento no hay manera, chico. ayyyyssss...
    ¡Feliz semana capi!

    ResponderEliminar
  3. aristio, gracias, neno. Aclaro: no estoy embarazado (aunque la putabáscula no lo tiene tan claro:P

    un-angel, conseguir el Jorge Edwards es fácil. Sólo tienes que invitarme a la tierra, tratarme a cuerpo de rey (Haddoquin I), hacerme unas delicias con la silicoña azul y listo. O aprovechas una visita a la capi del reino (de Felipe VI) para hacer un trueque bizcocho-libro. Tercera opción, menos glamour-osa: un envío por correo postal.

    ResponderEliminar
  4. Yo es que viendo las fotos se me ha olvidado ya el texto... :D

    ResponderEliminar
  5. Si es que en seguida te descentras... o al contrario, te centras más en los detalles... :P

    ResponderEliminar
  6. Una imagen vale más que mil palabras. Y si son esas imágenes, multiplicamos el número de palabras por 10^3 por lo menos...

    ResponderEliminar
  7. Entonces, una imagen vale por un millón de palabras... Vamos, casi como el título de la novela... ¡Ahí, cuidando los detalles, Driver!

    ResponderEliminar
  8. Es que esas fotos son contraproducentes para que mantenga la atención, después del mafioso ruso ya no recuerdo nada :-(

    ResponderEliminar
  9. Rabitos ¡de pasa! para la memoria... Que os perdéis...

    ResponderEliminar
  10. ¡Hombre! yo me esperaba unas exigencias más deshonestas para conseguir el Edwards, jajajaja...
    ¿Ves lo que te pasa por incluir tanto barbitas en la crítica literaria? Que el personal se queda con los pelillos y se salta el resto :)

    ResponderEliminar
  11. Ains, lo que espera la gente de uno... para preocuparse... Por el que espera y por el esperado. ¿Todo es negociable?

    ResponderEliminar
  12. ¡Jajajajajaja!...que te lo digo de bromas hombre.
    Si mis últimos recursos de búsqueda ( del Edwards, claro )no funcionan ya veré a cual de tus opciones me acojo. Pero siempre muchísimas gracias por la buena disposición, guapetón.

    ResponderEliminar
  13. Woooolasss, joé, al leer lo del millón de gotas pensé en algo más excitante :)

    ResponderEliminar
  14. Ozú, ¿en que estarías pensando? Dudo entre dos opciones...

    ResponderEliminar
  15. Te ha salido un post muy evocador tanto a nivel de imágenes como de palabras. Tendré que hacerte caso pero cuando acabe con la obra de Camilla Läckberg. :)

    Besos, capitán leñador.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hombreeeee, Sr. Ingebrethsen, feliz regreso!

      Es una buen opción para el verano, sí. De los buenos de Erika y Patrick he leído toda la saga (a falta de la última, que sólo he ojeado mientras acabo con Maria Antonieta y otras que estoy simultaneando... Camilla es novela negra dulce, pero ... ¡qué majos son Erika, Patrick, Martin y Cia.!

      Eliminar
  16. Ah, anoche terminé este libro y tenía que releer tu crónica porque es justo ahora cuando más me apetece hacerlo, ¡claro!. Decirte -aunque me da muchísima vergúenza sacarle faltas a la gente- que el padre de Gonzalo se llamaba Elías, no Ramón, ¿no chato?...pero aparte de eso en todo lo demás coincido contigo, es todo un novelón, propicio para haber leído en la época veraniega o en cualquier otro momento del año. ¡Muy terrible!, porque no le queda más remedio con las épocas de la historia que se describen, y quizás con algunos personajes mejor dibujados que otros, pero muy interesante de todas todas, se empieza a leer como al descuido y se termina deseando saber qué pasa al final.
    Mis personajes favoritos fueron Laura, a la que conocemos casi más por las referencias al pasado: que poco se la comprende al principio y que valor cobra como mujer al final... sin duda también Gonzalo porque todos tenemos un punto de ese anti-heroe en el que nadie tiene ninguna confianza pero termina siendo un ejemplo de lo que todos podemos llegar a hacer cuando actuamos con el corazón; y para terminar Alcazar, ese policía que tu describes tan bien como medio bueno y medio mal y que también es muy humano a fin de cuentas, porque en la vida no paramos de darnos cuenta de lo dificil que nos resulta posicionarnos, y porque como dicen más de una vez en el libro la línea que separa lo que es bueno de lo que es malo es tan delicada que es muy fácil estar haciendo cosas mal antes de empezar a darnos cuenta de lo que estamos haciendo...
    Me ha gustado mucho, y si he echado algo en falta ha sido no potenciar mucho más algunos personajes como por ejemplo Igor, porque tenía mucha miga esa figura de lobo siberiano funcionando con el único motor de su propia supervivencia, y sobre todo la figura de Anna, la hija de Irina que al final termina por cobrar tanta importancia...no sé, me hubiese gustado saber más de lo que ocurre en todo el largo tiempo que están los dos juntos y ver un poco más como cada uno termina siendo como es.
    Pero vaya, que estoy con el libro recién terminado y así en ese estado en como está uno cuando acaba los libros, y no tenía otro sitio donde explayarme más que aquí, jaja...así que perdón por eso, por el explayamiento y ¡¡¡¡muchas gracias por la recomendación!!!, la he disfrutado un montón.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡No te quedes con las ganas, di lo que opinas! ¡Gracias!

Lo que más os ha gustado de MMRyC

Kevin Costner ha vuelto

¿Puede haber algo que dé más miedo que AMQP, también conocido como ViET, eligiendo película? No, ya te digo yo que no; que le gustan las pelis con señores que echan rayos por los ojos. Eso lo dice todo.

El viernes se dio uno de esos momentos en los que el AMQP elige. Como la última peli la elegí yo (aunque pensando en él; ya te lo conté aquí), tocaba ceder. ¡Qué remedio! Pero, sorpresa, el Universo se puso de mi lado. Película elegida: La Lego película (no se han quedado calvos de tanto pensar, no). ¡Bien! Me apetecía. ¡Mejor que bien!
Pero hay algo que puede más que las fuerzas del Universo: Cinesa. Porque el plan "cenamos algo ligerito + vamos al cine + vamos a dar una vuelta y tomar algo" pasaba por una combinación de las dimensiones espacio y tiempo que sólo se produciría si el cine era el Proyecciones, de la mencionada Cinesa. Y Cinesa no estaba por la labor de colaborar. Hete aquí que el Proyecciones no tenía sesión de 22:00 de Lego, porque la consideran…

Los desapercibidos

- Haddoquín, sabes que ha sido Eurovisión, ¿verdad?
- Sí, claro. ¡Cómo no lo voy a saber! Los gayses llevamos un microchip con las fechas del eurofestival de aquí al año 2080 programadas. De hecho, también sabemos de antemano quien va a ganar. La más puta, la más divina, la más guarrilla, la más gritona, la más barbuda... (¿Alguna vez ha ganado un machote hetero?) Pero nos lo callamos. Porque somos parte de una conspiración marimasónica destinada a controlar el mundo... Ains, ya se me ha escapado el secreto. Cachis...
- Oh, cuánta sabiduría acumulas en tu cuerpo, que también acumula cada vez más kilos... ¿Y cómo así no has dicho nada de Eurovisión?
- Porque apenas lo vi. Fuimos a Villa-vicio-osa a ver una estupendísima Yerma, de Federico García Lorca (alumno de la ESO: es teatro, no cine, por eso no se escuchaba el Dolby Surround), en la que una amiga interpretaba muy bien a la vieja. Cuando acabó, ya tomando algo en una terraza, sí vimos algo. Como estaba de espaldas a la pantalla, …

Amor propio: 2%

Hace unos días, estando de vacaciones (síiiii, vacacioooones; ains ¡qué pronto se acaban!) me crucé con esta noticia sobre la felicidad y las formas de dormir en pareja.
Que dirás tú, a mí esto me suena... Pues sí; para variar, marilista, no te falta razón porque desgayficando ya comentó algo relacionado hace unos días, señalando los problemas potenciales (y tristemente reales con demasiada frecuencia) de dormir juntos: Que sí falta de espacio (asunto especialmente problemático para sacos de pulgas y hombres con extremidades de gran en-verga-dura).Que sí los ruidos de la noche, léase las serenatas de ronquidos del partenaire. Y eso sin entrar en los ruidos sobrevenidos tipo: despertador, radio, música, alarmas y notificaciones del móvil, chupar/morder (particularmente caramelos), etc.Las formas de domir, que es aquí donde la profunda investigación llevada a cabo se torna interesante por múltiples razones, como verás.La noticia dice "Si duermen separados por menos de 2,5 centímetros…

4 chungos y 1 tal vez

Como ya sabes (y si no, ya te puedes ir poniendo al día aquí), el AMQP y yo (además de un-angel y su EDSC; además de otros dos millones y medio de telespectadores) estamos enganchados a Casados a primera vista.

Pues bien, a falta de una semana para terminar y que de ayer no pudiésemos ver lo que paso, hoy te ofrezco un análisis riguroso y pormenorizado, estrictamente objetivo y científico, sobre las 5 parejas del programa. O no... 

¡Con puntuaciones incluidas!

Mónica y Pedro (los viejunos)

Físico: 7 + 3 = 10 puntos.
- Mónica es medianamente guapilla (sobre todo considerando su edad porque ésta es la pareja más mayor del programa), vale. Pero que alguien me explique cómo siendo de Lugo tiene ese moreno de piel. Ahí hay gato encerrado o cada vez que se da rayos UVA se dispara el consumo de energía en España... Nota: 7.
- Pedro es como un besugo y tiene pinta de ser muy fofo, aunque juegue al pádel. Está viejuno. ¡Es viejuno! Da grimilla. Muy poco follable. Nota: 3.

Carácter: 0 + 2 = 2 pun…

Acorralado

Seguro que te estás preguntando qué fue del estreno de la camisa rosa. Seguro, que nos conocemos. Sobre eso venía a escribir ahora pero... 
Pero hay una noticia de última hora.
¡Una serie de sucesos paranormales se han adueñado de mi casa este fin de semana!
Como lo lees, Maríaeduvigis.
Era de esperar, la verdad. Con lo mucho que le gusta al AMQP el Cuarto Milenio ese era cuestión de tiempo que los espíritus del más allá vinieran a manifestarse aquí. ¡Con lo bien que se manifiesta uno en la Puerta del Sol, leche! Pues no, porque al AMQP le pirra dejar la tele puesta para dormirse con Cuarto Milenio de fondo. A mí, como que me repele ver la tele en la cama y menos dormir con la tele puesta. Pero la semana tiene siete días, así que toca ceder algunos días, que otros ya cede él. Así que mientras el AMQP duerme plácidamente y ronca como un dinosaurio, uno, que querría estar dormido, escucha de fondo cómo convocan a los demonios, fantasmas y demás fauna de otros mundos.

Tanto ver Embrujadas que…