Ir al contenido principal

¡La leche!

- ¿Qué sucede? ¿Qué pasa Haddoquín? - Te preguntarás, profundamente preocupado por mi bienestar psico-físico.

- Que tengo un problema de la leche... - Te respondo, pausadamente, con una leve e insinuante caída de párpados.

Gay milk
¡Vaya problema doble!
-  ¿Cómo así? ¿Qué sucede? ¿Qué urgencia perturba el pulquérrimo orden de los mechones de la peluca? Y Haddoquín, no ligues conmigo, ¡que eres una fresca!- Sigues preguntando, querido lector, cercano compañero de penas y alegría por vía blogguera, sin intuir que has dado con la clave del asunto.

- Pues eso, que tenemos un problema de la leche, que parece que no entiendes el español o el castellano, como prefieras llamarlo, Maríaeduvigis. ¿Durito de mollera? Que pareces alumno de la ESO, de verdad, todo te lo tengo que explicar...

- Vamos a ver, Haddoquín, no te pongas ofensivo. Tú sabes que me desviviría por ti, que suspiro por ti. Me quieres decir de una puñetera vez ¿qué pasa? ¿de qué problema hablas?

- Lo dicho: que tenemos un problema de la leche...

Gay  lechero
Tú también tiene un problema con la leche, cariño
Un problema de la leche.
De la leche fresca.
(Que no: de la leche, fresca)

De la leche fresca. Fresquísima.

Y no seas guarra que bastante soy yo, que nos conocemos, y seguro que piensas en lo que no es...

Gay leche
¿Seguro que es un problema, Haddoquin?
Cuando Haddoquin era un mozalbete sagaz, apuesto, imberbe y llevaba pantalón corto de lana tejido al calor del hogar, venía puntualmente a casa el lechero. Ni falta hace que diga que no malpienses, que eso que estás pensando sólo pasa en el porno.

El lechero dejaba en la puerta la leche fresca, recién ordeñada (y pasteurizada el día anterior) de las vaquitas que pacen y mugen alegremente por la verde campiña matritense. Y Haddoquín se bebía la leche, claro, para convertirse en un buen mozo.
Lechero a la puerta de casa. Va a tocar el timbre
La modernidad quiso que el lechero tuviera que abandonar su antigua ocupación. Desconocemos su paradero actual. Ahora tienes vía libre para pensar que el lechero se reconvirtió en astronauta, peluquero o bombero o, más probable, no llegó a cambiar de sector, se mantuvo en el campo de los lácteos y se hizo actor porno.

Sea como fuera, desde aquel entonces, en casa siempre se ha comprado leche fresca.

Dirás tú, marisabidilla, que eso de comprar la leche fresca es una antigualla. Pues sí, lo es.

Que es muy de señora que va a la peluquería todos los jueves por la mañana. O cada dos jueves, que con unos apaños en casa, me ahorro unos euros para el bingo

Y sobre todo, que es un auténtico coñazo. Porque, bien lo sabes tú, la leche fresca caduca en nada. En todas sus variedades: de vaca, de oveja, de cabra, de hombre. A los pocos días se estropea, se corta, se agria.
Gay lechero
¡Que se te escurre la leche por todos lados, criatura!
Y tienes razón... pero como los tiempos adelantan que es una barbaridad (Haddoquín, te repites), desde hace unos años, la leche fresca dura y dura y dura... más que el conejito de Duracell.

Desde que la coges en tu super de confianza (den la parte del fondo del frigo, of course, que la de delante caduca antes) hasta que caduca pueden pasar tranquilamente doce o quince días.

Milkman
En el super, cogiendo leche
Y digo yo: algo raro pasa aquí.

No soy un experto, pero diría que la leche fresca no dura quince días ni de coña. Vamos, que en el pueblo de mis abuelos, si dejabas quince días la leche fresca en la nevera te podías encontrar especies animales vistas por última vez por Darwin en las selvas de Papúa Nueva Guinea.

No sé si la pasteurizarán, la uperizarán o qué le harán; pero, vamos, quiero suponer que algo le hacen a la leche. Pero, a fin de cuentas, ¿quién no hace algo con la leche?

Sea lo que sea, el problema no viene porque le hagan algo para que dure más sino por el hecho de que llevo una temporada en la que raro es el mes sin que salga una botella mala. Avispado lector, seguro que puedes hacerte una idea de la gracia que hace escupir el desayuno por las mañanas porque la leche se ha cortado. O que la leche te arruine el exquisito, delicioso y ansiado Pu Erh imperial que te has preparado para dormir plácidamente la siesta.

Todo por la puta leche que ha salido mala.

Y lo peor de todo, tener que confesar... ¡he perdido la confianza en mi leche!

Lo dicho, ¡un problema de la leche!

¡La leche! 

Lecheros gay

Comentarios

  1. Por eso en mi casa se dejó de comprar leche fresca, porque mi madre se aburrió de tener que tirarla porque se ponía mala.

    ¿Quince días dura ahora? Conozco chicas más frescas que esa leche...

    ResponderEliminar
  2. A lo mejor te pasa lo mismo que a esta mujer http://blogs.20minutos.es/becario/2014/09/10/detenido-por-eyacular-en-el-cafe-de-una-companera-de-trabajo-que-le-gustaba/ . Quien sabe, lo mismo el misterio de la leche se debe a un admirador secreto.

    Y sí, no me acuerdo de que como enlazar páginas al texto.

    Abrazotes.

    ResponderEliminar
  3. Driver, las madres saben mucho.
    ¿A que es sospechoso? ¿A quién le dura la leche fresca quince días?

    Christian, que podría ser... no digo que no... pero sabes distinto y la compro en dos super distintos. Aunque es de la misma marca normalmente... Esto hay que investigarlo

    ResponderEliminar
  4. Si este post me pilla en un momento Sue-Ellen, dejo mi reputación a la altura del barro, jajaja, pero como soy la Nueva y Reformada Versión de mi mismo, puedo contestar con moderación y decir que yo apenas tomo leche porque no me gusta y tampoco me sienta demasiado bien. Me acuerdo que cuando era pequeñito me mandaban en verano a las montañas a casa de mis abuelos ( un momento Heidi como si dijéramos ) y todas las mañanas mi abuelito me hacía ir a por la cántara de leche recien ordeñada para el desayuno. La tenían que hervir tres veces y salía una capa de nata de un par de centímetros de espesor que los fanáticos de la familia se tomaban untada sobre pan tostado con azúcar ¡puaj!...esto viene a que desde entonces ya intentaba poner pies en polvorosa cada vez que me ponían el tazón de leche para el desayuno, y por eso ahora me limito al café negro o al té como mucho con un poco de limón.
    Quien le viera a usted de apuesto mozalbete con pantaloncitos de lana ceñidos al culete, capitán, jajaja....ainsss, si es que al final me pierde la lengua, ¿ves?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Yo apenas tomo leche porque no me gusta y no me sienta bien". Aguanta y no digas nada desgay aguanta y no digas nada

      Eliminar
    2. Sue-Ellen, vaya fama te has ganado, jajajajaja. Siempre habrá alguien para recordártelo :P

      desgay, no seas maricamala.

      Eliminar
    3. Ainssss, pobre desgay... no llores, criatura.

      Eliminar
  5. Jajajaja, ahora va a resultar que eras como Pedrito. Esa capa de nata de la leche de pueblo es mucho decir. Pero sabía taaaaaan bien.

    A mí la leche entera y la nata mencantan. A mi báscula también.

    ResponderEliminar
  6. Lo siento. Se que va a quedar un poco pedante pero no lo puedo evitar. Ese bevia por diosssssssss. Dicho esto yo tengo recuerdos del pueblo de mi padre de ordeñar por la mañana la leche que después desayunabamos. Si, así de rústico como suena. Y que sabor tenía

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pedante no, haces bien, que ese "bevía" hacía daño. Eso pasa por no releer el mensaje y... ¿a quién leche se le ocurrió poner la b y la v juntas? La leche con el Sr. Qwerty.

      Eliminar

Publicar un comentario

¡No te quedes con las ganas, di lo que opinas! ¡Gracias!

Lo que más os ha gustado de MMRyC

Kevin Costner ha vuelto

¿Puede haber algo que dé más miedo que AMQP, también conocido como ViET, eligiendo película? No, ya te digo yo que no; que le gustan las pelis con señores que echan rayos por los ojos. Eso lo dice todo.

El viernes se dio uno de esos momentos en los que el AMQP elige. Como la última peli la elegí yo (aunque pensando en él; ya te lo conté aquí), tocaba ceder. ¡Qué remedio! Pero, sorpresa, el Universo se puso de mi lado. Película elegida: La Lego película (no se han quedado calvos de tanto pensar, no). ¡Bien! Me apetecía. ¡Mejor que bien!
Pero hay algo que puede más que las fuerzas del Universo: Cinesa. Porque el plan "cenamos algo ligerito + vamos al cine + vamos a dar una vuelta y tomar algo" pasaba por una combinación de las dimensiones espacio y tiempo que sólo se produciría si el cine era el Proyecciones, de la mencionada Cinesa. Y Cinesa no estaba por la labor de colaborar. Hete aquí que el Proyecciones no tenía sesión de 22:00 de Lego, porque la consideran…

Los desapercibidos

- Haddoquín, sabes que ha sido Eurovisión, ¿verdad?
- Sí, claro. ¡Cómo no lo voy a saber! Los gayses llevamos un microchip con las fechas del eurofestival de aquí al año 2080 programadas. De hecho, también sabemos de antemano quien va a ganar. La más puta, la más divina, la más guarrilla, la más gritona, la más barbuda... (¿Alguna vez ha ganado un machote hetero?) Pero nos lo callamos. Porque somos parte de una conspiración marimasónica destinada a controlar el mundo... Ains, ya se me ha escapado el secreto. Cachis...
- Oh, cuánta sabiduría acumulas en tu cuerpo, que también acumula cada vez más kilos... ¿Y cómo así no has dicho nada de Eurovisión?
- Porque apenas lo vi. Fuimos a Villa-vicio-osa a ver una estupendísima Yerma, de Federico García Lorca (alumno de la ESO: es teatro, no cine, por eso no se escuchaba el Dolby Surround), en la que una amiga interpretaba muy bien a la vieja. Cuando acabó, ya tomando algo en una terraza, sí vimos algo. Como estaba de espaldas a la pantalla, …

Amor propio: 2%

Hace unos días, estando de vacaciones (síiiii, vacacioooones; ains ¡qué pronto se acaban!) me crucé con esta noticia sobre la felicidad y las formas de dormir en pareja.
Que dirás tú, a mí esto me suena... Pues sí; para variar, marilista, no te falta razón porque desgayficando ya comentó algo relacionado hace unos días, señalando los problemas potenciales (y tristemente reales con demasiada frecuencia) de dormir juntos: Que sí falta de espacio (asunto especialmente problemático para sacos de pulgas y hombres con extremidades de gran en-verga-dura).Que sí los ruidos de la noche, léase las serenatas de ronquidos del partenaire. Y eso sin entrar en los ruidos sobrevenidos tipo: despertador, radio, música, alarmas y notificaciones del móvil, chupar/morder (particularmente caramelos), etc.Las formas de domir, que es aquí donde la profunda investigación llevada a cabo se torna interesante por múltiples razones, como verás.La noticia dice "Si duermen separados por menos de 2,5 centímetros…

4 chungos y 1 tal vez

Como ya sabes (y si no, ya te puedes ir poniendo al día aquí), el AMQP y yo (además de un-angel y su EDSC; además de otros dos millones y medio de telespectadores) estamos enganchados a Casados a primera vista.

Pues bien, a falta de una semana para terminar y que de ayer no pudiésemos ver lo que paso, hoy te ofrezco un análisis riguroso y pormenorizado, estrictamente objetivo y científico, sobre las 5 parejas del programa. O no... 

¡Con puntuaciones incluidas!

Mónica y Pedro (los viejunos)

Físico: 7 + 3 = 10 puntos.
- Mónica es medianamente guapilla (sobre todo considerando su edad porque ésta es la pareja más mayor del programa), vale. Pero que alguien me explique cómo siendo de Lugo tiene ese moreno de piel. Ahí hay gato encerrado o cada vez que se da rayos UVA se dispara el consumo de energía en España... Nota: 7.
- Pedro es como un besugo y tiene pinta de ser muy fofo, aunque juegue al pádel. Está viejuno. ¡Es viejuno! Da grimilla. Muy poco follable. Nota: 3.

Carácter: 0 + 2 = 2 pun…

Acorralado

Seguro que te estás preguntando qué fue del estreno de la camisa rosa. Seguro, que nos conocemos. Sobre eso venía a escribir ahora pero... 
Pero hay una noticia de última hora.
¡Una serie de sucesos paranormales se han adueñado de mi casa este fin de semana!
Como lo lees, Maríaeduvigis.
Era de esperar, la verdad. Con lo mucho que le gusta al AMQP el Cuarto Milenio ese era cuestión de tiempo que los espíritus del más allá vinieran a manifestarse aquí. ¡Con lo bien que se manifiesta uno en la Puerta del Sol, leche! Pues no, porque al AMQP le pirra dejar la tele puesta para dormirse con Cuarto Milenio de fondo. A mí, como que me repele ver la tele en la cama y menos dormir con la tele puesta. Pero la semana tiene siete días, así que toca ceder algunos días, que otros ya cede él. Así que mientras el AMQP duerme plácidamente y ronca como un dinosaurio, uno, que querría estar dormido, escucha de fondo cómo convocan a los demonios, fantasmas y demás fauna de otros mundos.

Tanto ver Embrujadas que…