Subscribe

24 de febrero de 2014

Kevin Costner ha vuelto

¿Puede haber algo que dé más miedo que AMQP, también conocido como ViET, eligiendo película? No, ya te digo yo que no; que le gustan las pelis con señores que echan rayos por los ojos. Eso lo dice todo.

Avengers
En otra vida debí ser mala gente. Al AMQP le gustan estas pelis

El viernes se dio uno de esos momentos en los que el AMQP elige. Como la última peli la elegí yo (aunque pensando en él; ya te lo conté aquí), tocaba ceder. ¡Qué remedio! Pero, sorpresa, el Universo se puso de mi lado. Película elegida: La Lego película (no se han quedado calvos de tanto pensar, no). ¡Bien! Me apetecía. ¡Mejor que bien!

Pero hay algo que puede más que las fuerzas del Universo: Cinesa. Porque el plan "cenamos algo ligerito + vamos al cine + vamos a dar una vuelta y tomar algo" pasaba por una combinación de las dimensiones espacio y tiempo que sólo se produciría si el cine era el Proyecciones, de la mencionada Cinesa. Y Cinesa no estaba por la labor de colaborar. Hete aquí que el Proyecciones no tenía sesión de 22:00 de Lego, porque la consideran infantil.

Por lo tanto, vuelta a la casilla de salida sin pasar por la cárcel.

Carcelero típico
Así dan ganas de pasar un rato por la cárcel...

Segunda tentativa de AMQP. Dedos cruzados. A ver si hay suerte y le da una apoplejía antes de elegir peli... o un infarto fulminante, para que no sufra y sea rápido... pero no; llegó la sentencia:

- Jack Ryan, Operación sombra.
- ...
- Haddoquín, ¿estás ahí?
- ... Síiiii


Mientras tanto, el cerebro a pleno rendimiento, repasando los anuncios en las marquesinas de autobús... ¡Bien! ¡No es de hombres que echen rayos por los ojos! ¡Gracias, Universo!

Así que a Manoteras. Un cine cómodo, moderno, no demasiado lejos... ¡Genial!

Señores de Cinesa: que uno vaya al cine un viernes a las 22:45 a 9,40 euracos cada entrada es algo que uno decide libremente, arriesgándose (que para eso uno es muy osado) a que la peli le guste o no, pero que la sala esté sin limpiar y no recojan la basurilla, botellitas y palomitas de la sesión anterior es cosa suya. Que digo yo que por ese precio, bien podrían tener ese detalle para con el bien dispuesto espectador. Y si no, indíquenlo al entrar para ir equipado con la cofia, la mopa y el plumero. Y tampoco estaría de más responder al mensaje de twitter.

En fin, a lo que interesa, que es la peli. Concéntrate...

¿A quién reconoces?

Operación Sombra
El cartel de la peli en las marquesinas de autobús

¡No puede ser! ¡Es Kevin Costner! ¡Tu Kevincósner!Sí, has visto bien. ¿No llegó a irse por el desagüe de Waterworld? Era lo menos que se merecía con semejante bodrio. Pues sí, pero sigue vivito y coleando (lo de colear está pendiente de confirmar; pero ante la duda, digamos que colea). Fofo y venido a menos. Que ya no es lo que fue (efímeramente). Pero, como dirían los Bee-Gees, Staying Alive, y seguro que tiene su público aún y a alguno para un apaño urgente no le importa.

Kevincostner
Ains, con lo que tú eras, Kevincósner
Esta vez, Kevincósner, no logra cargarse la peli, por mucho que se esfuerce el mozo. Mozo de 59 años que por fin ha dejado de hacer de jovencito treintañero y ha asumido su edad. Kevincósner tiene un papel de superjefe secreto (ains, se me ha escapado; no te chives) de la CIA que, además, es muy majo y buena gente y enrollado. ¿Y qué hace? Pues lo que todo jefe que se precie haría... rodearse de gente muy competente para que le hagan bien el trabajo. En este caso: fichar a Jack Ryan y darle superórdenes.

¿Y quién es Jack Ryan? Un tal Chris Pine, vamos Cristino Pino de toda la vida. No tenía el gusto, pero encaaaantaaaaado de conocerle, oiga. El chico es mono (¡y eso sin barbita!); tal vez demasiado puntiaguda la barbilla, pero por lo demás... Ains, esa sonrisa permanente de boyscout... Prota solvente para pelis de aventuras y comedias románticas.
 
Guapo
Así de majo es Chris Pine

Jack Ryan, el de La caza del Octubre Rojo, es un personaje de Tom Clancy, un escritor (alumno de la ESO, tú no sabes lo que es un escritor ni un libro, esto te lo puedes saltar e ir directamente aquí) de piñón fijo muy dado a novelas de inteligencia militar. En esta adaptación, el bueno de Jack es un estudiante americano de Económicas (ains, ¡de muy buen ver! como ya fueron antes de Chris Pine: Harrison Ford, Alec Baldwin y Ben Affleck) en Londres cuando lo de las Torres Gemelas esas... le da la vena patriótica y decide servir a su país, así que... ¡Coge la maleta, Jack y vente p'Afganistán! le dice un compi marine. Y él, p'allá que va. Con la mala suerte de que un misil de los malos derriba su helicóptero y le deja magullado a él y a ti lleno de congoja y penar; como eso sucede en el minuto 4 de la peli, todavía da tiempo a que le lleven a rehabilitar a una superclínica militar donde se recupera (¡y de qué forma!) porque el neno tiene mucho coraje y le pone mucho empeño y tesón. Y no nos engañemos, porque tiene a Cathy dándole ánimos (y nada más, guarra). Y porque la peli tiene que continuar, que una peli de 7 minutos sería algo corta.

¿Y quién es Cathy? Además de la prota atormentada de Cumbres Borrascosas, Cathy es una doctora muy buena, muy buena, muy buena. Bueno, no es Cathy, es Keira Knightley, que cada día me gusta más. Porque Keira no tendrá barbita (por suerte), pero está en estado de gracia casi siempre. Cathy no será el papel de su vida, pero no hace de mera mujercita melindrosa del prota. Buena es ella.


 Todos al Retiro a hacer estos ejercicios con Kate Bush
 y su versión muy libre de Cumbres Borrascosas

Total, que some years later, nuestro Jack Ryan está todavia más buenorro (ya, hay gente que mejora con la edad créetelo), ya es doctor en Economía (ains) y ya está trabajando como superespía financiero para los buenos, disfrazado de broker en Wall St. cuando los malos, que esta vez vuelven a ser los rusos (es Tom Clancy, ¿qué esperabas?), comienzan a hacer maldades. Y el ruso más malo malvado que hay es Cherevin, que no suena muy ruso, ya, pero lo es.

¿Y quién es Cherevin? El mismísimo Kenneth Branagh (ains), haciendo un papel del siglo XXI. Un muy buen papel de malo, todo hay que decirlo. Ains, mi Kenneth, que cuando evita algunos estilismos capilares es delicioso. ¡Y qué malo malísimo eres, que te quieres vengar de los usanos y hacer que las pasen putas! ¡Mira que eres mala gente, Cherevin!

Guapo
¡Qué agradable sorpresa verte de nuevo, Kenneth!
¿Y qué hacen Cherevin y Jack? ¿Y Kevincósner y Keira mandíbula Kightley?

Eso no te lo voy a decir... pero sí te diré que la peli acaba con una escena final que podían haberse ahorrado de lo lamentable que es. ¿Un apasionado beso? No. Al menos nos libramos de ver a Morgan Freeman o Denzel Washington.

 Jack Ryan, Operación sombra, una peli (ah, que hay que decir Thriller, maikel yacson) de acción que a mí (y al AMQP también) me pareció la mar entretenida.

21 de febrero de 2014

El solterón vs La solterona

Tal vez te preguntes quiénes son el solterón y la solterona en cuestión. ¿Quizás alguien a quien tú conozcas? ¿Podrían ser el Capitán Haddock y la Castafiore? ¿Algún personaje público, tal vez?

Frío, frío... ¡muy frío!

Hombre desnudo en la nieve
¡Que hace muuuucho frío, muchacho!

El solterón, de Adalbert Stifter, y La solterona, de Edith Wharton, son dos joyas que nos regala (que te crees tú eso; previo paso por caja) la editorial Impedimenta. En los enlaces puedes encontrar el primer capítulo de ambos libros (gracias, señores de Impedimenta). Dos maravillas, cada una en su estilo, que he disfrutado estas últimas semanas.
Editorial Impedimenta
El solterón

¿Con cuál te quedas? Comparemos...

Portada:
Ese elemento fundamental por el que te compras un libro... A veces, confesado queda, he picado y he comprado algún libro por la portada, con resultados muy dispares. A veces también me he resistido a algún por el rechazo que me causaba la portada, que uno se puede hacer el duro.

La portada de El solterón, con ese edificio con esa cúpula no me termina de convencer, aunque remita a un escenario en el que transcurra parte de la novela. La solterona de la portada es la solterona que te figuras en el libro. El mérito es de Peder Severin Krøyer, un pintor noruego, y de su mujer, Marie.

La solterona 1 - El solterón 0
Editorial Impedimenta
La solterona

Edición:
Hablar de Impedimenta es hablar de joyitas (de mis preferidas, Gabrielle de Bergerac, de Henry James), lo que implica una edición muy cuidada y atractiva, con dos traducciones que me parecen fabulosas.
La solterona 0,5 - El solterón 0,5
Autores:
Edith Wharton es mucha Edith. Premio Pulitzer, amiga de Henry James, Cruz de la Legión de Honor francesa... y, sobre todo, autora de La edad de la inocencia (fantástica también la película con Daniel Day-Lewis, Winona Ryder y la Mishel Feife), Etham Frome y La casa de la alegría (la primera obra suya que leí y que me fascinó). Todo un personaje. Un personaje muy complejo, además.

Rompe y rasga
Una mujer de rompe y rasga

Adalbert Stifter, el pobre, siempre vivió rodeado de desgracias. Pese a ser uno de los novelistas en alemán más relevantes del siglo XIX, estaba bastante olvidado. Y más olvidado hubiera estado aún si Impedimenta no hubiera editado El solterón y El sendero en el bosque (una delicia) y a Nórdica le diese por editar Abdías (que tengo pendiente, por cierto).

Qué susto
Adalbert, no te llevarías el premio "Bellezón literario",
pero ¡escribías de maravilla!


La fama, glamour, decisión y aristocracia de la Wharton frente a la desdicha, el sufrimiento y los elevados ideales de Stifter... La solterona 1 - El solterón 0,5

Adaptación cinematográfica:
Como sucede, en general, con el mundo Wharton, La solterona se presta para ser adaptada a película o teatro. En 1939 se llevó al cine, con Bette Davis en el papel de Charlotte.
Adaptar a Stifter no parece fácil, salvo que se esté por la labor de grabar horas y horas de paisajes montañosos, bosques... Ahhhhh, igual no es tan difícil: vendría a ser como un documental de La 2 con presentador.

¡¡¡Bette Davis!!! minipunto para La solterona.

Bette Davis
Bette Davis Eyes!

Trama y estilo:
¿Stifter cuenta algo? Sí. Mucho y muy bien. Pieza a pieza va construyendo algo que sólo al final se percibe claramente. Bueno, como eres zorro viejo (alumno de la ESO, esto no va por ti; no te des por aludido), a los dos tercios de novela ya te puedes hacer una buena idea. Como sucede con las otras dos novelas suyas que he leído (Verano tardío y El sendero en el bosque), la narración es muy tranquila, con alguna salvedad, sin apenas diálogos y muy rica en descripciones. La historia de Víctor es sencilla, nada rocambolesca, cercana, especialmente en la relación con su madre y con Hanna; sólo la parte concerniente al tío aparece algo inquietante.
Y como no, dos marcas de la casa Stifter: la prosa es delicada, precisa, milimetrada en sus detalles; y la naturaleza, otra vez, aparece como un elemento protagonista más. ¡Belleza en estado puro!

Edith Wharton prefiere cargar los ambientes en los que se mueve como pez en el agua: círculos muy cerrados en los que va acumulando tensión hasta que, al final, algo sucede (vamos, igualito que Gran Hermano). Los conflictos de las protagonistas, Charlotte y Delia, se dosifican a la perfección.
El carácter de Charlotte, sus acciones y maquinaciones, se analizan minuciosamente y Edith juega con el lector para llevarle por donde quiere a través de las aristas de Charlotte y su relación con la solterona. ¡Saltan chispas!

¿Algún aspecto negativo destacable?
Sí, dos. Y los dos son comunes: precio y extensión.
Sin ser desorbitadas, estas dos novelas no son baratas: 17€ y 18€. Más aun considerando que son muy breves, 160 y 144 páginas.

Nota final:
La solterona 9,5/10 - El solterón 9,5/10

¡Empate!

Así que, ya sabes: ¡no te quedes sólo con una, dos maravillas para disfrutar!

Audrey Hepburn
Solterón y solterona en Roma. ¡Otras maravillas!

10 de febrero de 2014

Y tú, ¿has visto ET? - Parte 2 (y última de las partes)

Es de suponer que, por el título de la entrada, intuyes que ésta es la segunda parte, más o menos independiente, de un todo. Además, si lees la segunda parte de un todo, es de suponer que ya has leído la primera. Pero como rebeldes (con o sin causa) siempre los hay y como los alumnos de la ESO no tienen claros los conceptos, incluído el de orden, aquí puedes enterarte de la primera parte.

Rebelde sin causa
Hola, James. ¿Tenías causa para rebelarte?


Update rápido: buena peli + buena compañía = muy buen finde.

Como de la buena peli ya me explayé en la parte 1, ¿adivinas de qué va a tratar la segunda parte? ¡Premio para la marilista más lista! De la buena compañía. O lo que es el mismo: del Algo más que Pretendiente (AMQP, en adelante).

Porque AMQD me hizo pasar uno de los mejores fines de semana que recuerde en mucho tiempo. Ains. Sin grandes planes. Una peli. Un café de Kenia. Una ensalada de pasta. Un paseo. Con su sonrisa, su mirada y sus caricias.



* * * * *

AMQP es como un pokemon. Su estado ha evolucionado. Ya lo había hecho al pasar del estado Pretendiente a AMQP.

Y evoluciona a pesar de una tara: AMQP no me escucha.

¡Stop! (in the Name of Love) ¡AMQP no te escucha cuando hablas (ni cuando roncas; ¡yo no hago eso, ordinaria, respiro fuerte!)! ¡No puede ser!

The Supremes siempre tienen razón y si hay que parar, se para


Me temo que sí; me escucha, pero la capacidad de AMQP para escuchar es limitada y la mía para hablar ilimitada. Es de familia (¡Un güevo! Que tu aita pasaría por mudo). Uno puede hablar mucho y muy rápido. O no hablar nada en absoluto, que (rara vez) también cabe esa opción, pero es síntoma de que ando pachucho, cabreado o, más probable, comiendo o bebiendo.

Esta tara de AMQP no siempre es un error imperdonable... ¡saca tu maricuardeno y apunta! Lección de cómo convertir algo imperdonable en un triunfo.
 
San Valentín
¿No tienes maricuaderno? Ya estás tardando... San Valentín

Pese a que se lo dije 291 veces antes, AMQP no sabía de qué iba “Al encuentro de Mr. Banks". Pero yo sí sabía que a AMQP le pirra Mary Poppins. Así que, para sorprenderle agradablemente y expiar las culpas del bodrio de "The week-end", allá que le llevé. Resultado: estuvo feliz como una perdiz. Ésa era la idea: mimarle un poquillo, que llevaba una semana feonga. Y sí, de paso: ponerle tienno, que me adorase por pensar en él y engatusarle. ¡Objetivos conseguidos!

El domingo, después de un paseo y tomando café/té con leche por el centro, AMQP sacó su tema de conversación preferido: "Qué somos? ¿Qué tipo de relación tenemos?".

Y ahí entró en juego ET. He visto ET varias veces. Dicha sea la verdad, me aburre un poco y entera no recuerdo haberla visto entera ninguna vez. Junto a Drew Barrymore, lo que más recuerdo de ET es esto:


¿Dónde estás ITI? Mi caaaaaasaaaaaaa

¿Y qué tiene que ver ET con AMQP? Mucho.

Cogí una tarjeta de la cafetería y le pregunté si había visto ET porque, si no la había visto, la solución al jeroglífico era nuestra relación:

ET

VI ET

VI ET

Ains.

Y tú, ¿has visto ET?

6 de febrero de 2014

Y tú, ¿has visto ET? - Parte 1

Hay días que se dan más que bien. ¡Requetebién, oiga!

Liev, guapo, tú también puedes tener un buen día
 
Hace unos días, el viernes, vi “Encontrando a Mr. Banks” con el Algo más que Pretendiente.

Buena compañía, buena peli y muy buena tarde/noche.

Como todo lo quieres saber, detallo:
  • La buena compañía era el Algo más que Pretendiente. Porque, para regocigo del personal (y propio también) habíamos quedado ya, días atrás, en que el Pretendiente era Algo más que Pretendiente.
  • La buena peli fue “Al encuentro de Mr. Banks”. Sí, la de Walt Disney y la Srta. Travers. Ahhh, que no tienes ni idea de quién es. Yo tampoco, pero ya me lo sé: la escritora borde de Mary Poppins.
  • Y la muy buena tarde/noche, por si tienes estás como Concha Velasco, con poca retentiva, te hago un F5: la del viernes. Y el sábado por la mañana y por la tarde... ¿Hace falta que siga?
Esto... habíamos dicho peli buena, no poli buenorro. La culpa es de Google...

¿Y qué se dio bien? A partir de la salida del trabajo: TODO el fin de semana.

Incluyendo nimiedades como: la compra, el tráfico, el aparcar al lado del cine, las chuches (¡no sin mis gominolas! ¡no sin mis anacardos cubiertos de chocolate!), la copmra de un espejo, espejito, para el cuarto de baño.

Pero, tú, que eres lista, ya sabrás que algo importante tuvo que haber... Tú, que te las sabes todas, ya intuyes que me guardo un as en la manga (o en otros sitios, a saber; aunque un naipe en otro sitio...).

Sí, Liev, tú también imaginas por dónde van a ir los tiros...

Pues sí. No tengo secretos para ti (que te crees tú esa).

"Al encuentro de Mr. Banks" es una peli dulce, con su momento lagrimitas y todo. Con un Tom Hanks muy bien caracterizado de Walt Disney. Con una Emma Thompson fabulosa ¡y con un papel del siglo XX. Con un Colin Farrell aceptable que no se carga la peli con un tinte imposible. Con una Ruth Wilson sufridora, guapa, enajenada... y con un elenco de secundarios muy efectivos, en particular Tom Giamatti, Bradley Whitford y Melanie Paxson.

¿De qué va? Pues de las mil trabas que la zorra y amargada de Pamela Travers puso a los intentos de Walt Disney de llevar Mary Poppins al cine. Pero poderoso caballero es don dinero, verdad, ¿Pam? Y luego, que sí, que el buen trabajo de los hermanos Sherman y Don DaGradi acaban enterneciendo a la fría australiana (¿pensabas que era inglesa? Yo también, pero noooo). Y la puntilla que pone el bueno de Walt.

"Let's go fly a kite", con el verdadero Mr. Banks, David Tomlinson

La peli, factoría Disney, deja bien parado a Walt, que debía ser algo más bicho de lo que sale. Pero, digo yo tiene su mérito montar lo que ha montado con un ratón. Porque Disney es sinónimo de fábrica de sueños (y de alguna pesadilla también).

Además, por lo que se sabe y Pamela legó toda su correspondencia y una documentación muy abundante la historia no es exactamente como la cuenta la peli, ni siquiera por lo que a la adaptación del libro se refiere (la BBC tiene este documental que es curioso).

Vale, la Travers era un bicho, pero, por ejemplo, adoptó a un niño, Camillus Sestus, a quien puedes ver aquí. Y flipa: Camillus era gemelo (de Septimus); la Travers no se lo dijo nunca y un día de pubs... ¿adivinas con quién se encontró? ¡Sastamente!

¿Con Liev? Noooooo. ¡Con Septimus!

Además, a partir del momento en el que Colin Farrell hace algo muy malo, muy malo, muy malo, la peli está llena de guiños al original de Mary Poppins. Y eso, señoras y señores (si es que hay alguno de ambos entre los lectores), son palabras mayores.

Porque... ¿Quién de nosotros (de los que tenemos una edad provecta) no la recuerda? ¿Quién no ha querido tener a una Mary Poppins al lado alguna vez? Con su paraguas, su bolso, sus canciones. ¡Esa Julie Andrews en estado de gracia!

¡Mary Poppins, tú sí que tenías el remedio para todos los males! ¡Vente paspaña!

En fin, que si te gustan Mary Poppins o Emma Thompson o quiere ver una peli dulce y simpática, es muy buena opción para este finde lluvioso.

No es nada sustancial, es prescindible. Pero... ¿qué peli no lo es?

Liev, criatura, incluso tus pelis son (muy) prescindibles

¿Y eso es todo? ¿Por eso el día y el finde fue tan estupendo?

Haddoquín, ¿no hay algo más?


To be continued...


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Pinterest