Subscribe

29 de abril de 2014

Cortando por lo sano

Igual este sugerente título te lleva a pensar que ya estoy otra vez de vuelta a las andadas... Que si te voy a decir que cortes por lo sano con las cosas que no te gustan, con lo que no suma, etc.

Pues lo estaba pensando, sí, porque es lo que pienso que hay que hacer.

Guapo
Otra camisa de cuadros, ¡qué surtido!
Pero no, ni voy a hablar de mensajes positivos, ni de resiliencia, ni similares. Bueno, ya que estamos... un poco, pero poco... porque la Universidad de Washington ofrece un curso para convertirte en un putón en una persona resiliente. Resiliencia en cuanto a estrés y gestión de conflictos en el ámbito laboral se refiere, aclaro.

Más detalles:
  • El curso es gratuítico; que, oiga, es algo viene muy bien para ahorrar unas perras. ¡Pperra, hay que ir pensando en las vacaciones estivales!
  • Empieza el día 6 de mayo y tiene una duración de 9 semanas. Así que estás de enhorabuena: media semana libre de sobra para perfeccionar el número kimbasigeresco. Porque los movimienots sensaules, ensayados, seguro que ya los tienes más que ensayados, que nos conocemos...
Nueve semanas
Kim, con atuendo básico para el curso de resiliencia
  • Si ya estás pensando que te vas a tener que ir de vacaciones a Washington para hacer el curso... no. El curso es on-line, en concreto a través de edX (una plataforma de e-learning lanzada por el MIT y la Universidad de Harvard; ¡toma nivel! Todo queda en Boston) así que lo puedes hacer con el mariordenador y te ahorras las perras del viaje a Guachintón y así te puedes ir a la payita en verano, que en Guachintón no hay playa.

¡Macizorro!
En la playa, descansando...
  • El curso lo da un tal Clayton Cook, que con barbita está entre mono y muy mono. Ojo, luego igual deja de salir el bueno de Clayton y ponen a la prostituta becaria de turno. Aviso para no bisexuales: no se admiten reclamaciones.
  • Ahora, debes saber: a) que el curso es en inglés y b) que no es oficial. Por si había dudas.
  • Si quieres more information o inscribirte, pincha aquí.
De lo que venía a hablar era de cortar, tal cual.

Haddoquín, ¿no habrás cortado con el AMQP?

¡No! Aunque el AMQP tuvo un finde poco inspirado y el domingo tuve un día nefasto (¡mira que empezó bien el fin de semana!) y hubiera podido acabar con la galaxia, por suerte, no tomé ninguna decisión más allá de ir a dar un paseo y a tomar un té con leche a un sitio muy apetecible; sitio que estaba hasta la bandera, para redondear la tarde.

Entonces, ¿qué hay que cortar?

Zis... zas... Operación Sansón. Look nuevo para estado de humor nuevo.

O lo que es lo mismo: corte de pelos. De los de la cabeza. La cabeza de arriba, aclaro. Que los pelitos del cuerpo no se cortan. O sí; que para gustos los colores. Y mis colores dicen que los pelitos no se cortan.

Peludito
¡Barbitas, los pelitos no se tocan!
Por la mañana, arreglo completo de barba; por la tarde, una de esas cosas detestables: ir a la peluquería. Me pongo atacado de los nervios cada vez que voy. ¿Por qué? Por el peluquero, principalmente. Vale, el ruido de las tijeras tampoco ayuda.

¿Y por qué no cambias de peluquero, melón?, te dirás. Porque es el mismo al que voy desde hace 1, 2, 3 ... 39 años. Haddoquín, pero si tu tienes 38 años. Pues eso mismo digo yo: no me lo explico.

No sabes lo que es sufrir en silencio la conversación y los silencios de mi peluquero. Si no habla, porque se corta la tensión y me da por sudar y, por si no lo recuerdas, una peluquería ni es una sauna ni es el mejor sitio para sudar. Y si le da por hablar, porque no me queda claro si es un hombre de Cromagnon, un asesino en serie, un borrachín o un buen hombre. Lo único que sé a ciencia cierta es que es alguien a quien nunca le llega la edad de la jubilación.

En fin: barba arreglada por la mañana, pelo cortado por la tarde... o lo que es lo mismo, igualito que Jason.

Guapo
Barba recortada, pelo cortado... esas entradas... ¡parecemos gemelos, Jason!

25 de abril de 2014

Sin desayuno

Ahhh, viernes. ¡Síiiiii! ¡¡Por fin, finde! ¡Viernes! Y eso que esta semana ha sido algo más corta, que para eso el lunes ha sido el último coletazo vacacional de la Semana Santa.

Playa
Buen gusto: Wilde y El retrato de Dorian Gray siempre son buena cosa
Un viernes que iba a ser especial, que para eso estaba invitado a un desayuno con esta mujercilla.

Premio Cervantes
Hola, Elena
¿Pero Carmen Miranda no se había muerto? Sí, hace casi medio siglo.

¿Entonces ésta quién es? Elena Poniatowska. Vamos, la mexicana que hace dos días recibía el Premio Cervantes (alumno de la ESO, no sabes quien es Cervantes, pero no te aflijas; es alguien que tiene que ver con la lectura, no es nada grave).

Pero como uno es como es (le*do, que vale para lento y para lerdo), para cuando hablé con unos compis/amigos para ir en grupo y quise confirmar... ya no había sitio. Vamos a buscarle el lado positivo... Haddoquín, que si hubieras ido te habrías puesto morado a bollitos y te estás poniendo más fondón de la cuenta...

Así que no ha habido excusa y ha habido que ir a trabajar como cualquier día normal: camisa de cuadros y a trabajar...

Sexy
Mis cuadros son azules pero, por lo demás, dos gotas de agua...
Pero este viernes estaba empeñado en ser especial... y lo ha conseguido: hemos tenido sesión de fotos y vamos a salir en el 20 Minutos.

Bradley Cooper
Siguiendo los pasos de Bradley...

La verdad es que ha estado bien. A la gente le costaba animarse, no quería salir en las fotos, etc.; pero al final, salimos todo el equipo de trabajo, que es lo suyo. Tenemos fotos en el despacho, en la azotea, en el exterior de un edificio... 

Mira dónde se va el dinero del Campus de Excelencia
En concreto, en la rampa de la derecha
En alguna foto, gloriosa, parecía que posábamos para una portada de CD. ¡Total! En resumen: un buen rato divertido, nos hemos reído, distraído y amenizado la mañana. El fotógrafo, muy enrollado, nos ha avanzado que saldremos en unos pocos días y nos ha hecho alguna foto íntima... Que no es lo que estás pensado, socerda (aunque el fotógrafo lo valía)... nada de poses guarras, sino unas fotos ya para nosotros, en una orgía grupo, en el despacho, con la campaña publicitaria simulando un photo-call.


Mira al pajarito
Nuestro fotógrafo era algo más peludito

Así que esta mañana de viernes ha sido especial por las fotos y porque... ¡he logrado descubrir algo que llevaba tiempo indagando y sospechando!

¿Has descubierto una vacuna milagrosa contra el cáncer o el SIDA? ¿Un remedio eficaz contra las tonterías de los políticos? Nooooo. ¡Mucho mejor! ¡Al que se mea fuera y deja el aseo del trabajo hecho una pocilga! Porque dudaba entre varios candidatos (de hecho, creo que hay cómplices)... y hoy se ha resuelto el enigma. Vale, a otro candidato le tiembla la mano y podría entender que no atinase

Mira que tenía mis sospechas; que ya llevaba tiempo viendo que era faltar él y mantenerse algún tiempo más el aseo en condiciones. Pero hoy he logrado la evidencia empírica por casualidad, como Pasteur: ha sido salir él, entrar yo y encontrar todo aquello en estado líquido... y salir despavorido y, sí, hacerme con la llave del baño de las chicas y entrar, que ya no había nadie. En definitiva, que he dado con este tipejo que es un cerdo. Con todas las letras. Una por una: C E R D O.

Este asunto me lleva a plantearme tres reflexiones:

1. ¿Será así de cerdo en su casa? Porque no lo entiendo. Aparentemente es todo un señor; un señor que ya ha superado una cierta edad; que suele ir con traje, chaqueta y corbata. En fin, que no me lo figuro en su casa meando a diestro y siniestro. Pero igual todo son apariencias, no sé.

2. A este cerdo algo de manía ya le tenía porque huele que echa para atrás.  Él, en sí; su aliento... Pero, ahora, ¿cómo le hago ver que sé que es él quien deja la toilette de esa guisa? Porque algo le tengo que hacer/decir para que deje de mearse por todos lados menos donde debe o para que se lleve un orinal a su despacho. ¡Algo! ¿Pongo carteles explicando lo que hay que hacer después de hacer X o hacer Y (porque líquido o sólido, el resultado final es igual de asqueroso)?

Me veo montando guardia a la puerta, ver que entra, dejarle un tiempo y entrar para pillarle con las manos en la masa. O en lo que no es la masa... Uffff... eso me lleva a la siguiente reflexión.

3. ¿Qué sucedería si hubiera alguien más en el toilet a la vez? ¿Haría lo mismo? ¿Se animaría? ¿Le haría lluvia dorada?

En fin, que hoy ha sido una mañana de viernes especial; esta tarde será una tarde de viernes especial y este finde será único e irrepetible, así que ¡disfrútalo!

Sexy
Toma un poco el aire y ¡muy buen finde!

20 de abril de 2014

Amor propio: 2%

Hace unos días, estando de vacaciones (síiiii, vacacioooones; ains ¡qué pronto se acaban!) me crucé con esta noticia sobre la felicidad y las formas de dormir en pareja.

¡A dormir!
Pareja durmiendo plácidamente
Que dirás tú, a mí esto me suena... Pues sí; para variar, marilista, no te falta razón porque desgayficando ya comentó algo relacionado hace unos días, señalando los problemas potenciales (y tristemente reales con demasiada frecuencia) de dormir juntos:
  • Que sí falta de espacio (asunto especialmente problemático para sacos de pulgas y hombres con extremidades de gran en-verga-dura).
  • Que sí los ruidos de la noche, léase las serenatas de ronquidos del partenaire. Y eso sin entrar en los ruidos sobrevenidos tipo: despertador, radio, música, alarmas y notificaciones del móvil, chupar/morder (particularmente caramelos), etc.
  • Las formas de domir, que es aquí donde la profunda investigación llevada a cabo se torna interesante por múltiples razones, como verás.
La noticia dice "Si duermen separados por menos de 2,5 centímetros, la pareja tiene todas las posibilidades de ser feliz que aquellos que duermen separados por más de 75 centímetros."


Personalmente, este tipo de estudios me parece una soberana memez; pero esta circunstancia, en el mundo académico-científico, es algo más que habitual, así que no voy a abundar demasiado ni a tirar piedras contra mi propio tejado. Pero sí quiero compartir alguna que otra reflexión/temor/pánico que me persigue desde que leí la noticia...


Reflexión 1: la pareja o el castigo de la infelicidad.

Como habrás visto, estos estudios siempre hablan de parejas. Directamente no conciben la felicidad fuera de la pareja. Por lo visto, no existe.

Pobres solteros.

Pobres niños.

Reflexión 2: Tengo que llevarme la regla a la cama.


Ainsss, ¿qué tendrá que ver esto con llevarse la regla a la cama?, te preguntarás.

Regla con lazo
Mariregla, imprescindible en la cama
Pues todo, está claro.

Los gayses estáis obsesionados con las medidas, pensarás (como si en el heteromundo no lo estuvieran o estuviesen).

¡Talmente! ¡Cómo para no estarlo, neno! Porque "la pareja tiene todas las posibilidades..." ¿De qué? De ser más feliz o menos. Porque el señor periodista, cabronazo, ¡no lo dice! Y no me queda claro lo que va a suceder si me acercó al AMQP 2,4 cms. o me alejo a 3.1 cms.

¡Mi felicidad está en juego, oiga!

Así que, hasta que no se despeje la incógnita, regla en mano, me tengo que mantener a 2,5 cms. exactos del ViET.


Reflexión 3: ¿Sabes cuántos son 75 centímetros?

Hagamos cálculos; saca el ábaco y sígueme:

Ábaco
Ábaco, muy mari
 La anchura media de las mujeres adultas es de unos 42,5 centímetros.
  • Suponiendo que todas las parejas fuesen lesbianas (jamás pensé que supondría a toda la población mundial lesbi) o que todos los tíos fuesen más estrechos que las bolleras potenciales (supuesto, aún si cabe -y todo cabe, créeme-, aún más cruel que el del bollimundo), no hay duda: 2 espaldas suman 85 cms. 
  • Si una cama mide 1,50 metros de ancho (en lugar del antiguo y amoroso 1,35), si las dos bollis no duermen de costado ni haciendo la tijereta y si viven una aventura al límite y duermen al borde del precipicio, al filo del abismo... 1,50 - 0,85 = 65 centímetros de distancia.
  • 65 centímetros... hmmmm. ¿Eso es mucho? Compárala con la tuya...¡Sí, muchísimo!
  • ¡Pues 75 centímetros son todavía más! En concreto, 10 centímetros más, alumno de la ESO.
  • ¿Cuánto miden las camas de la gente que ha participado en el estudio?
  • ¿Estas parejas seguro que duermen en la misma cama?
  • Porque, claro, si la mujer ha echado de la cama al marido no me extraña que sean menos felices... sea por el motivo que sea: por putero, porque ronque, porque le huela el aliento o porque esté todo el día intentando acoplarse. Y si es el marido el que ha echado de la cama a la parienta, diría que también lo tienen fácil para no ser felices. Pobres.
Reflexión 4: el 23% de las parejas tiene insomnio y algo menos del 8% está dándole al tema.

Si pensabas que no podía haber nada peor que irte con la regla a la cama (ya puesto, te mides la colita en situaciones variadas y diversas y hacemos una rigurosa encuesta supermegahipercientífica para publicar en Nature) o incluso peor que el bollimundo, te equivocabas...

Todavía no habías llegado a la frase: "El estudio descubrió que el 42% de las parejas duermen dándose la espalda, el 31% mirando en la misma dirección y sólo el 4% mirándose entre ellos. Igualmente, comprobaron que alrededor del 34% duermen tocándose mientras que el 12% lo hacen a menos de 2,5 centímetros de distancia y el 2% por más de 76".

Veamos, ¿cuáles son las formas de dormir de las parejas? Todo esto suponiendo que a lo largo de la noche sólo se duerma de una manera...
  • Dándose la espalda: 42%. Desgayficando debe estar feliz, constatando que las poses románticas para dormir son minoritarias.
  • Haciendo la cuchara: 31%. En este caso, los centímetros de distancia son cruciales para la felicidad; pero no 2,5 cms... cada uno sabrá los que necesita... En fin, sigo, que me despisto...
  • De frente: 4%. ¡Qué poco cotizan los besitos! ¡Qué desilusión!
 
Nina
Silvia, calculadora en mano, y Nina

  •  Calculadora en mano...
  • 42 + 31 + 4 = 77.
  • ¡Falta el 23% de las parejas!
  • ¿Cómo duermen?
  • No duermen: tienen insomnio. Vale, hay que pensar que si el 34% está tocándose, entonces no es insomnio, es que están al tema... Vamos, que aproximadamente el 8% está haciéndose mimitos (amante del sado, tu no), aunque no sabemos si de frente (con besitos), de espaldas o encima del otro. ¡Qué desinformación! El resto tiene insomnio y aprovecha para planchar la ropa y sacar brillo a la plata.
Reflexión 5: una cuestión de amor propio.

Vamos a ver... ese 2% que se está tocando a más de 76 centímetros de distancia... (aunque si se tocan, no hay distancia, digo yo)... está claro, se están tocando a ellos mismos.

A partir de 76 cms. no es fácil tocar a la contraparte. Y si no me crees, haz el experimento, prueba a tocar al partenaire cuando está a 3,4 kilómetros, a 6 verstas o a 7,6 millas náuticas.

Marvin y Tammi decían que nohabía distancia, pero nosotros sabemos que sí que la hay...


Que no tienes partenaire... vuelve a la reflexión 1. Y si sigues empeñado en hacer el experimento, puedes llamar a una pilingui o a un chapero. It's up to you, pero un poquillo exagerado ya eres...

Lo dicho, pajilleros: 2%.

Reflexión final.

Desgayficando compartió sus reflexiones al volver de vacaciones. Menda también. Esto no puede ser casualidad; debe ser algo. Una señal. Sin duda.

Como, sin duda, también está claro: tocando o no a tu pareja, a la pilingui o al chapero, a la distancia que sea, 2,5 o 76 cms, durmiendo o despierto... que no te líen con tanta ciencia y... ¡se feliz!

Adenda:

Haddoquín, ¿has estado de vacaciones? Sí, unos días...

¿Dónde habéis ido? Ahhhh, a un sitio muy bonito... Te doy una pista...


Universidad
¡Hola, ranita!
 Ya sabes, a buscar la ranita... ¿la has encontrado ya? Si no... pídele ayuda a Fray Luis...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Pinterest