Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2014

La reina del verano

Como decíamos ayer (uy, me siento como Fray Luis de León), ha habido una lectura veraniega destacada sobre las demás.
Y ha habido lecturas muy buenas.
Como una con las que comencé el verano. Rudin, de Iván Turguénev (1857), una joyita de Alba (ains, imperdonables algunos errores tipográficos de edición, señores de Alba, por muy Alba minus que sea; que mira que tienen cuidado y gusto con lo que editan). Una breve novela de interiores, algo bisoña, pero encantadora. Literatura del siglo XIX, señores.
Otra maravilla ha sidoPandora, de Henry James (1884), editado por la infalible Impedimenta (puedes leer el primer capítulo, si quieres; te recomiendo que leas el primero y el resto). ¿Alguna vez escribió mal este hombre? No. Henry James es Henry James y punto y final. Y en Pandora es Henry James en estado puro.
En esta novelita, el bueno de Henry nos muestra a Pandora, una trepa de tomo y lomo y a Otto Vogelstein, un conde alemán un poco simple al que mandan de diplomático a Estados Unidos.…

La decepción

Más vale tarde que nunca, dirás. Pues sí. En este caso, muy tarde. Pero las prisas no van conmigo
Apenas he dicho nada de las lecturas de este verano y ha habido algunas muy pero que muy buenas. Hoy toca hablar de la decepción del verano. Mañana (si hay tiempo), sacaremos los pompones y diremos eso de "And the winner is...". Vente con el santoral repasado, por si tienes un momento Pe. Pero eso será mañana. Hoy es hoy y lo que toca... La decepción.
Porque no hay otra forma de llamarla. la decepción del verano ha sido Nathaniel Hawthorne con su famosísima La letra escarlata.
La letra escarlata tiene fama de ser una de las mejores novelas americanas del siglo XIX. Hasta ahí vamos bien porque, aunque la literatura americana no sea (con excepciones como mis adorados Henry James y Edith Wharton) mi preferida, mira que me gusta a mí el siglo XIX y los novelones del siglo XIX.
Pues bien, La letra escarlata está escrita a mitad de siglo XIX, pero... en el afán de recrear el Boston (y al…