Subscribe

20 de noviembre de 2014

Sex Tape

Una tarde de un día cualquiera de noviembre. En el salón de Mariaeduvigis, con vistas al bloque de enfrente, vecino incluido. Haddoquín, con elegante bata escocesa. Mariaeduvigis, con la boatiné acolchada de flores azules:

Guapo
Mi bata escocesa es más bonita...
- ¿Has visto Sex Tape, Mariaeduvigis? – pregunta Haddoquín entre sorbo y sorbo de té.

Jason Segel
Sex Tape... mala no, lo siguiente
El té es Pu Erh Imperial, servido con leche caliente y una cucharada de miel, exigencias del persistente catarro que arrastra desde finales agosto. Este té es una compra ya tradicional, para degustar en casa de su vecina y amiga, para compartir confidencias en las frías tardes otoñales e invernales.

- ¡Uy, Haddoquín, no sé por quién me tomas! ¡No soy una fresca! – se revuelve ligeramente molesta en su asiento Mariaeduvigis - No veo cochinadas. Desde hace unos años, únicamente veo la TDT ¡Que lo mío me costó el adaptador de la antena y hay que amortizarlo! Además, recuerda lo que se decía: ¡la TDT es la revolución de la televisión! ¡La televisión del siglo XXI, con su amplia oferta de canales de alta calidad! Así que ahora veo todas las teletiendas, repeticiones de culebrones venezolanos, adivinadoras, telepredicadores y programas de contacto a altas horas de la noche.

En este punto, haciendo memoria de esos programas emitidos en sus frías y solitarias madrugadas, a Mariaeduvigis se le pierde la mirada:
- Oswaldo, 38 años, cubano, moreno, ojos verdes, cuerpo definido y bien dotado; fíjate, dice que está solo. Ainss, pobre, sólo en España - añade Mariaeduvigis sin poder contener un suspiro - y dice que busca una mujer dulce y cariñosa con la que compartir su amor para siempre. ¿A que es tierno? Igual estamos hechos el uno para el otro, ¿verdad?
- Seguramente. Sí – concede Haddoquín, nada convencido; pero prefiere tomar el té tranquilamente, sin sacar a su vecina del posible engaño que se oculta detrás de Oswaldo – Dejémonos de Oswaldos y de la revolución televisiva de la TDT, aunque, por cierto, guapa, prepárate para soltar más pasta con la TDT – sentencia Haddoquín.
- Pero si la nueva adaptación de la antena va a ser gratis – replica Mariaeduvigis- la paga el erario público. Vamos, que es gratis.
- Sí, seguramente… 

Cuerpazo
Según Google, éste podría ser Oswaldo. ¿Lo será?
Haddoquín no tiene intención de desvelar a la ingenua Mariaeduvigis quién está detrás del erario público, así que vuelve al tema inicial:
- Reina mora, que me despistas, a lo que iba: ¿has visto Sex Tape? –insiste Haddoquín.
- No – responde. Mariaeduvigis es de naturaleza curiosa, así que no puede evitar preguntar. Siempre que le pones un anzuelo, pica. Es mujer, es así (toma comentario machista) - ¿Qué es? - Acaba preguntando.
- Un bodrio de película. De Cameron Díaz, Jason Segel y Rob Lowe (ains). Un matrimonio estresado que para recuperar la pasión decide grabar un vídeo porno casero.
Sex Tape
Igual la peli hubiera funcionado mejor con un trío con Dani Rovira...
- No es que la película sea mala, que lo es un rato. Es peor - espeta Haddoquín - No tiene gracia, cuando se supone que lo pretende (lo del pastor alemán que recuerda a Algo pasa con Mary, señores, es un coñazo). Ni tiene carne, ni resulta mínimamente provocadora, aunque aspire a ser picante. Un desatino.
- Ahh – responde suficientemente expresiva Mariaeduvigis y que aprovecha para soltar con aire de superioridad - Por eso yo siempre veo la TDT y siempre acierto.
- Pues sí, el AMQP hizo una mala elección, ¡qué se le va a hacer! Hora y media aburrida y decepcionante – concede Haddoquín. Haciendo acopio de energía positiva, nuestro intrépido capitán añade- Mirándolo por el lado bueno, ya que no desató los instintos sexuales (al menos al AMQP y a mí), por lo menos nos ayudó a bajar los biorritmos para dormir a pierna suelta. Eso sí…
- ¡Haddoquín, tengo una idea! – interrumpte Mariaeduvigis con un brillo chipeante en los ojos - ¡Vamos a grabar una presentación, muy sensual, para Oswaldo!

Guapo
Otro posible Oswaldo, aunque más rubio que moreno
Haddoquín puede ser todo lo mariculto que quieras pero, como buen gay que es, tiene el marigen: todo lo que brilla le pirra. Cuanto más brilli, más le atrae. ¡La perdición de Haddoquín!

Por si no lo habías captado, alumno de la ESO, la mirada de Mariaeduvigis era chispeante, ¡brillaba en la oscuridad! Como Gusiluz. Así que Haddoquín, apenas consciente y dueño de sí, rendido ante tanto brillo en la mirada, se presta raudo y veloz, todo proactivo (nada de gayses muy propasivos o proversátiles), a dar todo su apoyo a la tierna Mariaeduvigis. Y juntos comienzan a idear la presentación, muy sensual, para Oswaldo...

Gusi Luz
Gusiluz ¡arcoiris!
Que Mariaeduvigis se ha montado una película en la cabeza ella sóla... sí.

Yo también. Y no lo digo por esta parodia...

To be continued...

11 de noviembre de 2014

A la de una... a la de dos...

Hay épocas del año que resultan ser especialmente intensas. Para mí, finales de octubre y principios de noviembre es uno de esos momentos tan especiales.


Entre otras cosas porque cumplo años. 

¡Felicidades Haddoquín!
Lejos de deprimirme o sentirme más viejo por el mero hecho de que la Tierra haya completado una vuelta más al Sol (ya ves, ¡qué cosas!; si lleva ya millones de vueltas dando vueltas, ¡qué más dará!), a mí me gusta que la gente se acuerde de uno.

Cumpleaños
¡Otra llamada más para Haddoquín, qué día llevamos, chicas!

Que me llamen y me escriban mensajes de WhatsApp... y ¡ohhhhhh! recibir dos SMS.

Porque hay gente (¡sí, tú, Mariaeduvigis; no reniegues ahora!) que sigue utilizando SMS. Que uno seguirá llevando casettes en el coche, con la Pradera, Los Panchos, Bachata Rosa y El Mesías, sí, pero utiliza guasá.

No llego a la categoría hipster, que a mí el presupuesto no me da para manzanas.

Pajarita
Upssss, desapareció la primera foto, pero ésta está mejor: la pajarita le sigue quedando mejor que a mí
Hace unos años, en una época anterior de fase putilla, sí tuve aifon, pero eso se acabó. Como Marta y Marilia.


Además de mi cumple, también cumplen años varios amigos y familiares, así que llevamos dos fines de semana con celebraciones (y todavía quedan otras dos semanas más).

Y quien dice celebraciones dice comidas y cenas.

Hace dos fines de semana, para poner el colofón a una fiesta de etiqueta en casa, preparé una tarta de limón que hacía decenas de años que no hacía...

Etiqueta de una invitada... ¿Pura? ¿Virgen?

El resultado: un fracaso total y rotundo. La tarta no cuajó y al desmoldarla... hizo aguas...  Paradojas de la vida, un regalo que me hicieron fue este libro:
Regalo
¡Mi perdición!


Pese a no tener plan B, la fiesta no salió del todo mal: los últimos invitados no se fueron hasta las 5 a.m.

Este fin de semana, ha habido ocasión de desquitarse. De demostrarle al mundo, y al AMQP en particular (que se marcó un cocido espectacular para agasajar el novio italiano de una amiga), que la tarta de limón no se me resiste. Porque mira que es fácil la receta...

Éste fue el resultado.

Exitazo
Así, sí, Haddoquín


A la segunda, fue la vencida. ¡Espectacular!


6 de noviembre de 2014

Putilla

Uysssss, te tengo abandonado desde el 14 de octubre.

¿Qué ha pasado aquí?

Lobezno guapo
¡Que mal carácter, Hugh! La paciencia es virtud
Tienes toda la razón en regañarme. ¡Esto no puede ser!

Pero tranquilízate que alguna señal de vida sí he dado. Mal que bien, he seguido leyendo, aunque con retraso, a los bloggeros amigos.


Otoño
Mucho mejor así, Hugh, con ese aire otoñal...
Estaba más o menos previsto que en el trabajo las cosas se iban a poner complicadas en octubre. ¡Y tanto! Cuando no ha sido una cosa, ha sido otra. Que sí hay que hacer esto, que ni te imaginabas que tenías que haber hecho hace cuatro años; que si lo que estamos haciendo está mal y lo que tenías que hacer así ahora lo tienes que hacer asá...

Además, desde hace ya casi tres semanas, tenemos el ambiente enrarecido. Que si te escribo un mensaje pidiendo algo, que si te respondo tibiamente; que si no me gusta la respuesta, me cabreo y pongo en copia a mi jefe para que le chille a tu jefe y tu jefe te dé una colleja; que si me estás tocando las narices, me pongo borde y te hago llorar, que para algo soy tu medio jefe... Y la cosa, claro, comienza a pasar a un plano paranoico, rozando lo personal. Al ataque personal, entiéndase.

Una espiral muy constructiva, ¿verdad?

Gay attack
Haddoquín, que te ataaaaacoooooo
Esta actividad tan entretenida representa tan sólo una parte de mi trabajo. En tiempo, rondará el 75 por 100. En sueldo, aproximadamente el 15 por 100. Pero no me puedo quejar. Porque incumpliendo la máxima que inspiró la primera entrada de este blog y pasando olímpicamente de cualquier noción básica de resiliencia y similares, dije Sí a una propuesta que me hicieron, a sabiendas que lo se me vendría encima, por muy temporal que fuese el cargo.

¿Que por qué dije que sí? Fácil, básicamente, por (poco) dinero. 

Dinerillo
Haddoquín, contando las ganancias del día...
La otra opción para sacar ese dinerillo era hacerme puta. Y entre que ya soy mayor, no valgo gran cosa y no me veía pegándome por una esquina buena, algo me decía que no iba a prosperar mucho como puta. C'est la vie.

¿Tú nunca has hecho algún trabajo que no querías por un dinerillo?

Así dicho, igual ha sonado un poco a putilla... así que, ya puestos, confiesa, ¿nunca has hecho de putilla?

Yo, a la vista está, sí.

Pajarita
Yo, también...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Pinterest