Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2014

Living Water

Lector fiel, como sé que te estás preguntando qué tal fue el concierto del día 22, para tu tranquilidad, te lo resumo en una palabra: ¡SENSACIONAL!
¿De qué era el concierto? De gospel. Uys, ¿como en Sister Act? Parecido, pero mucho mejor. ¡Estaría Whoopy Goldberg! No, pero había dos artistas invitados; James Thompson y Janine Dyer, que estuvo increíble.
¿Quién cantaba? El coro Living Water. ¿Livinqué? Living Water. Agua viva, para entendernos. Y esta gente, ¿de dónde? Pues, fíjate, Mariaeduvigis, es un coro español. Para más señas, de Paracuellos del Jarama. Exacto, donde lo de Carillo y todo aquello durante la Guerra Civil (alumno de la ESO: la Guerra Civil es historia, algo que tú no estudias, como las matemáticas y la lengua española).
¿Pero en España se canta gospel? Parece ser que sí. Por oídas también hay un coro llamado Gospel Factory del que hablan bien (su repertorio no es gospel, a diferencia Living Water, que tiene un repertorio exclusivamente religioso). Incluso, por lo visto, p…

Tres reglas básicas

¿Aún no te habías enterado? Amiga... ¡ya es Navidad!
Así que, aquí tienes las tres reglas básicas que debes seguir, sí o sí. No hay excusas. Deberían ser tu máxima para todo el año, claro, pero más aún si cabe estos días.
1. Ponte guapo (o guapa, que las mujeres también existen). Que ya eres guapo, pues ponte reguapo y luce todavía más. Pero sin ponerte espumillón en el cuello, que nos conocemos...
2. Saca tu mejor sonrisa. Vale, que tienes unos piños que dan miedo, mejor boquita de piñón. Lo dicho: la sonrisa, bien grande, que es contagiosa.
3. Diviértete y disfruta: de los días de asueto (quieras que no, alguno tendrás), de familia (las esporas se pueden abstener en este punto), de los amigos (hasta los más malos del cine tiene algún compinche), del churri (o la churra; uffff, si es que ser hetero no tiene ningún glamour), de las comidas opíparas y pantagruélicas y de las bebidas espirituosas (tiempo habrá para la operación bikini y las clínicas de desintoxicación también necesitan clie…

Di que sí, Cate

Un mes da para escribir mucho y sé de uno que casi no ha dicho ni pío... Oui, c'est moi, Haddoquin.
Pero las obligaciones mandan. Se sabía que desde mediados de septiembre hasta el 19 de diciembre iba a tener un pico de trabajo que ya te podías reír del Everest. La predicción se ha cumplido y ¡sigo vivo! Básicamente porque la agonía de la cosa se ha prorrogado un mes y porque he sido fiel a mi palabra de no dar un palo al agua el fin de semana, para estar con el AMQP (Algo Más Que Pretendiente), familia, amigos, descansar, etc. Lo último que me apetecía al llegar a casa (y terminar de trabajar) era ponerme a escribir (más) en el ordenador.
Pero si escribir tus cosillas es superdiver, dirás. Sí. Y mucho. Pero lleva algo de tiempo (al menos a mí, que soy tirando a lento), estaba hasta los pelos del ordenador y, lo que es peor, poco inspirado. Así que me he limitado a dejar comentarios en los blogs amigos. Porque te voy a contar un secreto... a los blogueros, bichos raros, es algo que …