Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2015

Nos vamos a la cocina

El terremoto, la camisa rosa y un retorno (o no)

Hoy, que venía a hablar de cosas más variadas y surtidas que una caja de galletas danesas, resulta que hay un terremoto que me hacer perder la noción. 
¡Un terremoto! Ahí es nada, María Fuencisla.
¿Tú lo has notado? Yo, no. Sólo he sentido como si estuviesen moviendo un archivador grande o cajoneras o algo así en alguno de los despachos próximos. Pero eso no podía ser, amigo Watson, porque, a esas horas, no quedaba ya ni el tato en el trabajo. Que qué poquito trabajan algunos y cuánto se quejan de lo que cobran... pero esa es otra historieta.
Total, que ya no sé si hablar del terremoto o no. Porque, a todo esto, ¿qué se dice en un blog puntero, leído por miles de millones de fans en el mundo entero, sobre un terremoto en Albacete?
Porque yo, de verdad, venía a hablar de mis cosas. Por ejemplo, de la camisa rosa que me he agenciado.
¡Una camisa rosa!
Que es algo así como lo más mariquita que te puedas echar a la cara. Lo sé. Pero es que, nenos, la tela es muy agradable (algodón bueno) y esta…

Hache

Una tarde dominical de invierno, bajo el cobijo siempre acogedor del office del piso de Mariaeduvigis, y al calor del fabuloso Pu Erh Imperial en el que se diluye el sueldo de Haddoquín. El momento idóneo para que los amigos se pongan al día; es tarde para confidencias.
- Ainsssss, Haddoquín, ¡cómo me alegro de lo bien que te va! Con el AMQP se te ve exultante. ¡Pletórico! Sólo comparable a Rocío Jurado al cantar "Como una ola".

- Gracias, Mariaeduvigis, no lo hubiera expresado mejor. ¿Sabes una cosa? -pregunta retóricamente Haddoquín, procurando no dudar del intelecto de su buena amiga-. En el fondo, todo ha sido un poco imprevisto. Casi precipitado, diría
- Pues mira que es raro eso, cielo, porque con lo cuadriculado y racional que tú eres -suelta sin pensar demasiado (al fin y al cabo, pensar no es su punto fuerte), la buena de Maríaeduvigis-... que no mueves un dedo sin haberle dado antes mil vueltas a todas las implicaciones cósmicas que pueda suponer cualquier cosa... Por…

Ya lo decía Robert Palmer

¿Pensabas que el descontrol que tengo últimamente se debe a instalarme en mi casa? Frío, frío.
Tu piensa que la casa ya la tenía amueblada (ya me tocó jugar a las casa de muñecas unos añitos antes). Con de todo
Además, uno es apañado en las labores domésticas (lo que no significa que no deteste planchar).
¿Entonces?
Fácil. Muy fácil.
Haz memoria, recuerda, detente en los detalles que te contaba al principio... 
¿Con quién estaba Haddoquín el día 26 de diciembre? Con el AMQP.
Señoras, señoronas y señores, antes ustedes, el segundo bombazo para comenzar el año:
¡ESTOY VIVIENDO CON EL AMQP!
Pues sí; casi sin querer. El día 26 de diciembre también se vino el AMQP a casa...
¡Y aquí sigue! ¡No se ha ido! ¡Ni le he echado!
Que llegando a unas edades provectas, uno no está para perder ni hacer perder el tiempo nadie, así que, a veces en serio, a veces en broma, ya habíamos hablado de la posibilidad de vivir juntos, ver cómo nos iba... ¡pero no tan pronto!
Para ser sinceros, fue algo imprevisto, pero así…

En casa

Sería el 26 de diciembre. Viernes. Sólo puede ser el día 26. Porque después, ya sería tarde. Y el 25 no era, desde luego. Así que sí, seguro, el 26 de diciembre.
El AMQP llevaba ya unos días de vacaciones, yo también; así que habíamos decidido pasar unos días juntos en mi casa. Una especie de vacaciones juntos en Madrid. Hasta el fin de las vacaciones el 7 u 8 de enero. Nada especial, ningún plan especial; o sí, todo especial, nosotros solos, compartiendo vida por unos días en mi casa.
Así comenzó. Como algo puntual que se convirtió en algo permanente. Igual que sucede en el sistema tributario español, donde lo transitorio se perpetúa y lo que nace con vocación de permanencia no resiste los cambios normativos más allá de un ejercicio.
Por lo tanto, está claro, desde el día 26 de diciembre de 2014, estoy viviendo en mi casa.
Mi casa.
Suena raro. Si pones la voz de ET suena aún más raro.

Mi casa.
Me gusta mi casa. Me gustó la primera vez que la vi, hace siete años. A pesar de no tener terraz…

Descontrol

¡Ya es febrero! Si es el que los días se pasan volando. Ya lo decía Kiko Veneno. Volando...

Y yo por el camino me entretengo de lo lindo. Tanto que se ha pasado enero y ni he sacado un ratillo para escribir.
¿Tan liado estás, Haddoquín?, pensarás, no sin cierta suspicacia. Que nos conocemos y tu vena MM sale a relucir a la mínima...
¿Liado? No sé si es la palabra. Si te contará... pero casi ni sé por dónde empezar. Así que empezaré por el principio, si te parece. ¡Feliz 2015!
No sé cómo llevarás el año pero lo que es yo... increíble. Es como si todo enero lo hubiera pasado en un péndulo. De emociones, principalmente.

Un mes con muchos extremos y, toca reconocerlo, con bastante descontrol.
Si ya lo decía Soraya... You Take My Self Control!
Ya, la petarda de Laura Branigan lo dijo antes...

A ti, no sé; a mí me parece que la valentina suena mejor, pero el vídeo ochentero de Laura es lo más, con lo modosita que parecía... Minipunto para las dos.
A lo que iba, que me entretengo por el camino... ¡V…