Subscribe

21 de enero de 2016

El portero

- Ainssss, MaríaEduvigis, ¡el portero! ¡Qué hombre! -exclama Haddoquin, dando vueltas y más vueltas a su taza de té con leche, algo ensimismado.

- Ya, los porteros; mira que me gustan a mí -responde la solícita vecina-. ¡Lo que se aprende con ellos! Siempre dispuestos a una conversación afable, a revelar secretos e intimidades vecinales. ¡Qué hombres!

- MaríaEduvigis, mira que eres cotilla -replica Haddoquin, con poco éxito; su amiga ya se rememora la última sesión porteril, en la que descubrió que al vecino del sexto se le cayó un tanga lila del tendedero. ¡Al vecino del sexto! Alguna mala pécora le habrá pescado; si es que los hombres son todos iguales...

- ¡MaríaEduvigis, hazme un poquito de caso, por favor!- protesta Haddoquin-, ¡que no hablo de los conserjes, mujer! ¡Me refería al portero de balonmano!

- Ainsss, Haddoquin, que de esos de la pelotita no sé nada. Desde que se retiró el Urdangarín para casarse con la Infanta lista, ¿a quién le interesa el balonmano? -se pregunta (retóricamente) ella.

- ¡A mí!

* * * * *

Porque a mí siempre me ha gustado el balonmano. De antes, durante y después de Urdangarín. Haciendo memoria, ya recuerdo partes de algunos partidos del mundial de Checoslovaquia del 90. Que ya hace. Tanto que Checoslovaquia ya ni existe. Además, en mi cole se jugaba a las canicas, a las chapas, al fútbol, al baloncesto y al balonmano; yo era de los de balonmano, si había voluntad de correr y llevarse algún golpe.

Estos días se está dis-PUTA-ndo el Europeo en Polonia. Que es un todos contra Francia, deportivamente hablando. Más allá de lo deportivo, ya ha habido una noticia extradeportiva: Tobbe Karlsson, el capitán sueco, quería llevar un maribrazalete pero no le han dejado por motivos políticos. Karlsson es hetero, está casado con una señora (que debe estar la mar de contenta con él; aunque a mí, a decir verdad, no me, no me) y tiene una babyvalquiria, así que el lo que quería era apoyar la maricausa, como ya hiciera en verano en los Eurogames en Estocolmo (los marijuegos le quedaban al lado de casa).

Gay
En esta foto salgo mínimamente guapillo. Con barba doy miedo
Por lo visto, de cara al Europeo, a Karlsson le pidió el favor de llevar el brazalete arcoiris otro jugador, Johan Jepson (apodado El loco; Juanito, para los amigos y para la familia, que tiene un negocio de alfombras), que está de mucho mejor ver y que durante toda la temporada pasada llevó el maribrazalete de capitán en su equipo, el IFK Kristianstad. Por lo visto, en Suecia, Noruega e Islandia, es algo que empieza a ser habitual y, de hecho, sus capitanes de selección se iban a unir a Karlsson (en lo del brazalete, no en un trío, malpensado). Pero los mandamases del balonmano europeo, han dicho que nada de brazaletes gays por motivos políticos.

Gay
Aquí te espero, con los brazos cruzados

Porque de toda la vida, ser gay es hacer política; defender los mariderechos es hacer política; apoyar a los gays o los mariderechos, como quería hacer Karlsson también es hacer política. ¡A qué nivel ha caído la política! Vamos, que uno ya piensa qué se hace en el parlamento, además de robar, ver porno, jugar al Tetris y hacer alguna mariguarrería.

Cosas que pasan.

También fuera de lo deportivo hay más noticias. ¡Mamma mia, los porteros! De los tres partidos de la selección que llevamos, todo un show.

El portero alemán Andreas Wolff: superachuchable. 

Sexy
¡Un aplauso para ti!
En el partido España-Alemania, daba lastimica. ¡Qué ganas de achucharle! ¡Y qué manía tiene este chico con dar palmas! Eso es que tiene algún ancestro flamenquillo.
Sexy
¡Vamos a la ducha, hombre!



El portero suplente español, Gonzalo Pérez de Vargas (partidazo ayer contra Karlsson y los suyos): monérrimo. Aquí jugando con la red, al otro lado de la portería.


Sexy
Hello from the other side!

Supermegahipermonérrimo. Con lo jovencito que es y todo. Y con camiseta rosita... Ten cuidado, que lo mismo la EHF te sanciona por llevar una maricamiseta.

Balonmano
Esta maricamiseta nos va a dar suerte
Pues eso, que mucha suerte al equipo español y a Gonzalo.

Y, Andreas, tú no estés triste, que ya me llamas por teléfono y ya se me ocurrá algo...

Ufff, los portero, ¡qué hombres!

13 de enero de 2016

Más, más y más

Así, de sopetón, tres mases juntos.
 
Ainssss, que ya se han terminado la Navidad y las celebraciones navideñas. Que a mí me encantan. Acabo saturado, sí, pero mencanta la Navidad. ¡Si hasta vienen los Reyes Magos! Por cierto, si has sido bueno, a tí, ¿qué te han traído?...

Gay
¿Cuántas veces te ha llegado esto por whatsapp?
A mí, aunque no te interese, te lo cuento: una monería de tetera azul de Marsella (lo juro, por Snoopy; que ese es el color oficial que pone en la web de Le Creuset), perfecta para un té con leche en modo solitario. ¡Y un manos libres para el coche, para evitar desesperaciones al AMQP que no puede comunicarse conmigo! Es lo que tiene ser güeeeeno (con algún desliz MM).

Además, Sus Majestades de Oriente me han traído... lo mismo que hace 35 años...
¡Una pizarra! ¡De las de tizas de colores!

Ahora sólo queda decidir en qué pared la vamos a colgar. ¡AMQP, saca la espada láser y que la fuerza te acompañe en esta batalla (que tienes perdida)!

Hace 35 años me volví loco con una pizarra que anduve pintando durante años y años. Nunca hubo niño más feliz. Me pasaba horas y horas subido a una silla, pintando y pintando. Luego, dejé de pintar (craso error) y la pizarra ganó en utilidad familiar, para dejar notas, apuntar teléfonos, recados y similares.

Rosa
Maripizarra con patas

Pues, héte aquí, en 2016, en un momento revival (de 35 añitos, eso sí que es una vuelta al pasado),  pidiendo una pizarra. Que ahora las hay muy modernas, con LED incluidos, pero yo quería una igual que aquella... pero más.







Primer más. Más grande. Desde los 5 años hasta ahora, algo he crecido (cojas la dimensión que cojas de las tres); la pizarra tendrá que ajustarse de tamaño, digo yo. Carajo, siempre igual, todo grande.





Gay bear
Que sí, que a ti también te gusta todo grande, lo sé

Eso sí, el AMQP debió amenazar de muerte a los Reyes Magos para que no hubiera tizas. Por el polvo que sueltan, dice (y me lo dice a mí precisamente, que tengo botes de crema de manos a pares en el despacho; sí, uno es una reliquia y no utiliza Powerpoint). Así que la pizarra ha venido acompañada de cuatro rotuladores de tiza líquida: blanca, amarilla, verde y rosita. ¡Cómo iba a faltar el rosita! Ahora, brujuleando por internet he visto ya un surtido de colores inabarcable. Así que... ¡quiero más!

Segundo más. Más colores. Muuuuuuchos más. ¡Azul, naranja, oro, plata! ¡Brilli en la pizarra! ¡El no va más! ¡L'apotesis del color!

Que dirás tú (mudos incluidos) que para qué quiero una pizara en mi segundos veinte años. ¡Está claro! En la pizarra, podré pintar tonterías y escribir paridas. Todas muy happy, sí. Porque el propósito de este 2016 es... ¡MÁS! Así de simple. ¡MÁS!



Gay wedding
Una posibilidad...

Tercer más. Hacer más. En concreto, hacer más de lo que me gusta. Más leer (los RR.MM. han venido con Los hermanos Karamázov a cuestas), más escribir (de todo, aquí, allí y también en plan serio), más hablar (y sobre todo mejor), más reir (mucho más), más cantar (se siente), más escuchar (a quien quiera), más dibujar (¿en 2015 cogí lapiz y papel? Los pinceles, seguro que no), más sentir (en todos los sentidos), más dar de mí, más disfrutar  (si una marca de preservativos quiere patrocinar el post, que sepa que me vendo por dos duros, así que adelante)... más, más y mucho más todo lo bueno. En resumen: disfrutar más de todo lo bueno (muchísimo) que ya me rodea y que... ¡ya tengo en mi vida!

Es curioso: tanto más, más y más... ¡y no necesito nada más! ¡Sólo tengo que disfrutarlo todo y a todos los que tengo!

Ahhh, que no se me ha olvidado y sigo teniendo curiosidad: a ti, ¿qué te han traído los Reyes Magos? ¿Te has propuesto algunos buenos (o malos) propósitos para el 206? ¡Cuenta, cuenta!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Pinterest