Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de abril, 2016

Organización

–Ains, María Eduvigis, hija, si es que no me cunde nada el tiempo, me lío con mil cosas y ¡no paro! –refunfuña Haddoquín, con preocupación en la voz y en el fondo de su honda mirada–. ¡Estoy ya como mi madre!
–¿Estás menopáusico? –pregunta, visiblemente sorprendida, su amiga.
En algunas ocasiones, como ésta que nos atañe, María Eduvigis no es merecedora de ser calificada como amiga, pero Haddoquín, en sus cavilaciones, no se lo tiene en cuenta, así que prosigue. –No. Peor. Es que ya puedo decir eso de… –¡Lo veo! –interrumpe una María Eduvigis chisposa, decididamente dispuesta a enterrar su última decepción amorosa bajo gruesas capas de ironía trágica de mal gusto a costa de Haddoquín– ¡Una primicia! ¡Españoles: Franco ha muerto! –¿Estás segura de que sólo has tomado té con leche? –pregunta desconfiado Haddoquín, echando una ojeada al mueble donde guarda el anís y descubriendo que está entreabierto de manera inusual– María Eduvigis, nena, ¡deja el anisette! Además, te recuerdo que Fran…

Y hoy es el día de...

Por si no te has enterado, hoy (aunque igual cuando tú lo lees hoy ya no es hoy, ¡qué cosas!), 13 de abril, es el Día Internacional del Beso. Esto hace que, con todo el rigor científico posible, me pregunte si hay días mejores que otros para besar o si es algo que hay que conmemorar.


Después de pensarlo unos dos segundos (no para todo soy tan rápido, no creas), me inclino a pensar que todos los días son buenos para besar. Para besar a quien quieres o a quien te plazca. Desde dar un besito en la mejilla a un niño pequeño, un beso en la frente a un abuelillo o un beso de tornillo con lengua hasta la úvula (o campanilla) al churri. Y da igual si el día es estupendo o si ha sido un día nefasto y para olvidar. Da igual si el besado está cabreado contigo (beso pacificador) o si está a partir un piñón (beso feliz, también conocido como Happy Kiss. Lo importante es que des un beso. O que te lo den, que también vale.

Es más, soy de la opinión de que cuanto más se bese, mejor. Y no pienses que …