Subscribe

29 de abril de 2017

EV 2017 - La previa y todo lo que tienes que saber

Con la mayoría de blogs interesantes en momento all bran o cerrado proque me da la gana, aquí esta MMRyC para reanimar al mundo blogosférico. Y lo hace con la previsa del evento del año: el posado de la Obregón Eurovisión 2017.



Que ya está aquí, a la vuelta del esquina. Como en años anteriores, MMRyC va a estar al pie del cañón (despatarrao en el sofá, más bien), para contarte mis impresiones. Con tres años dando mi resumen del eurofestival ya me puedo llamar MariEuroFAN (MEFAN) de pleno derecho, ¿no?

A lo que vamos: Eurovisión 2017 - La previa y todo lo que tienes que saber de EV 2017

Este año el Marifestival vuelve a las tierras del Este y va a ser en Kiev, Ucrania. La semana que viene: el 13 de mayo (semis el 9 y 11; sí, hay que verlas; sobre todo si vas a ver la final acompañado y quieres impresionar a tus compis como el más MEFAN).

¿Por quén en Kiev? ¿No había nada más a desmano? Todo tiene su explicación, neno: el año pasado ganó Jamala, con un pestiño cantando en parte en tártaro de Crimea. Ahora no vengas de mariculta y digas que te acuerdas de la canción y que te la sabes porque no cuela. Nadie (repito NADIE) se acuerda ni de Jamala ni de la canción. La última canción ganadora que se quedó grabada en el inconsciente eurovisivo fue el La, la, la de Masiel Heroes, del sueco que ganó en Viena en 2015.


Por cierto, en la elección de Kiev, en Ucrania hubo bronca. Que si Odessa, que si Dnipro... además de Lvov y Jarkov. Se suspendió la fecha de anuncio de la sede varias veces... Se anunció que sería en Odessa (en La Vanguardia, nen). Al final, en Kiev, como en EV 2005.

Este año habrá 42 países entre las dos semis y la final. Vuelven Rumanía y Portugal, que lo estabas esperando, y se queda fuera Bosnia, por andar escasa de dinerillos. Y luego está el tema de Rusia... que ahora te cuento.

Para que calientes motores, este año, Eurovisión ya viene con varias noticias antes de empezar:

1. Rusia.

Como Ucrania y Rusia ahora no son amiguitas, los ucranianos le han dicho a Yuliya Samoylova, la cantante ruski que nasti de plati. No le permiten la entrada a Ucrania por haber cantado en la Ucrania rusa o la Rusia ucraniana y que es persona non grata en Ucrania. La UER (Unión Europea de Radiodifusión) dijo que la Samoylova podía cantar vía satélite, ¡moderneces de la vida! Yo ya me hacía a Samoylova cantando en un satélite, como la perrita Laika... pero no, algún súbdito de Putin ha dicho que no, que tienen que cantar todos en el mismo escenario. En fin. En mi opinión, la UER tenía que poner un multón del copón a Ucrania.

Sí, Yuliya va en silla de ruedas. A la última que vinmos cantar en silla de suedas en EV, Polonia hace unos aós, le fue tirando a como el culo

Sí, no hay duda, el súbdito de Putín debe ser muy MEFAN (por mucho que en Rusia no haya gayses) porque ha demostrado saber que el escenario es una de la claves de Eurovisión. Porque, amiga, no te engañes, en EV, la canción casi es lo de menos. La parte -visión de Eurovisión cada vez manda más. Los juegos y efectos con unos escenarios que son una pasada cada vez tienen más protagonistamo, las coreografías, los buenorros del cuerpo de baile, lo generadores de viento y/o humo, los fuegos… a ver este año en Kiev si el escenario está a la altura de los de Copenhague y Viena (el de Estocolmo el año pasado fue más discreto y pocos le sacaron algún juego). Por alguna foto que ya se ha visto, promete: circular, suelo LED, estructura curva…


En fin, una pena lo de Yuliya por varios motivos:
- Porque es una figura de la canción en la Madre Rusia y, nos guste o no, últimamente Rusia se lo toma en serio y lleva cosas muy apañadas. Además de Dima Bilan, me vienen a la mente los dos últimos: Polina Gagarina y Sergey Lazarev. Ainssss, Sergey...

Sexy
Sergey, el año pasado, en el vestuario de EV 2016

- Porque Rusia ya se ha ganado el título de la Segundona en EV. Ya lleva cuatro segundo puestos como la France, Irlanda, Alemania o España, pero participando muchos menos años. Este año hubiera sido bonito erles quedar segundos por quinta vez y acercarse a l récord histórico de segundones del Guayom uni.

- Porque para una oportunidad que tienen los gayses rusos de integrarse con los gayses europeos… ah, no, que en Rusia no hay gayses


2. Drama.

El segundo notición de EV2017 es que ¡no va a estar Ira Losco! Un drama para todo MEFAN que se precie. No sé si podré contener las lágrimas.


Ira Losco es el espíritu de Eurovisión: chica (bueno, ya moza mayorcita) mona, cantando en inglés, baladita o algo un poquito marchoso, con mucha melena al viento. ¡Un icono, señores! De las que repiten. Una lección magistral de lo que hacer en Eurovisión para quedar arriba (Segunda en 2002, el año de Rosa y su Europe's living a celebration) y poner un minipaís en el mapa sin necesidad de recurrir a los tejemanejes de puntos entre nórdicos, eslavos y balcánicos.


Pero no te cortes las venas, my darling. Ya hay sustituta para Ira: Valentina Monetta. ¡Que va a ser la cuarta vez que vaya a EV! Vale, que va por San Marino, que tampoco debe tener mucho donde elegir… pero cuatro veces… Debe estar liada con el MEFAN jefe de San Marino…

Eurovision 2017
Valentina es la de delante, no el de atrás, rubia

3. Presentadores.

Este año, los presentadores van a ser todos tíos. Como todo MEFAN sabe, lo mejor de EV son los buenardos eurovisivos. Sólo hay dos mujeres aceptadas en EV: Petra Leme, la presentadora sueca, y la china que da los puntos de Australia (Lee Lin Chin, por si no te acuerdas del nombre de esa joya de la televisión mundial).

Los nombres de los presentadores, para que te los aprendas ya y puedas brillar como una superestrella MEFAN en la maripartyeurovisiva que vas a organizar en casa (y a la que sólo irán cuatro gatos porque nadie quiere ir al mundo rural) son: Oleksandr Skichko Volodymyr Ostapchuk y Timur Miroshnychenko.


Aquí Ole, con corbata, y Volo, con pajarita.


Y aquí Timur.

¿Con cuál te quedas? Me pido a Timur.

4. España.

Mirela... pues eso... Mirela (otra vez) se quedó a las puertas de EV. Esta vez con sospecha de tongo de las grandes. Que TVE puede hacer lo que dé la realísima gana, que para eso decide, eso no se discute, pero que no monte un bodrio (Objetivo Eurovisión) para elegir quien va. Lo de Objetivo Eurovisión fue bochornoso, con un público (cuatro gatos) rebede y con un Cantizano inútil e incapaz de manejarlo... Una penita. El elegido por Los 40 fue Manel Navarro.

El rey león
El rey león Manel Navarro


20 años, de Sabadell, desconocido para medita España y para la otra mitad también va a ir a Kiev con una canción que se llama Do it for your lover, cantando, sí, parte en inglés. Este año no se ha leído que la RAE haya puesto el grito en el cielo, como hizo el año pasado con Barei. A mí la canción no me gusta especialmente. Es verdad que después de escucharla unas siete veces que quedas un poco con ella, pero no me gusta para EV. Así de tradicional del viente y fuego soy.


De momento, las apuestas la sitúan quinta... ¡por el final! La cosa dependerá mucho de la puesta en escena y de esa se tienen pocas pistas. Lo que dice la historia EV es que, en los últimos 20 años, sólo han ganado dos chicos: Alexander Rybak con su violín una canción aceptable y Mans Zemerlow, con la puesta en escena del dibujito y una canción discreta pero marchosa. Los dos con una puesta en escena de las buenas. EDITO: no son dos, son tres; se me olvidaba el mencionado Dima Bilan, el ruso, que también llevaba violín y, sobre todo, a Plushenko patinando, ahí es nada.

Y a tí, ¿te gusta Manel? Quicir, la canción de Manuel.

7 de abril de 2017

La perfección

¡Vacaciones¡ Hasta el martes de Pascua. Oléeeeee. No es que las necesite en lo laboral, que este semestre es muy relajado, pero sí en lo mental: llevo una semana y media regu-mala. Recapitulando y siguiendo más o menos un orden cronológico:

Pasapalabra 1. Ya dije por aquí que iba de reserva. Ese día no grabé. Pero he vuelto, grabé y me lo pasé muy bien. En breve, en sus casas. No puedo contar mucho porque se firma un contrato, pero sí avanzo que no pasaré a la historia de la televisión, pero me sirvió para pasarlo bien y para quitarme la espinita (enorme) que me quedó de la última vez.


Pasapalabra 2. Más de Pasaplabra. ¡Qué majos los famosos que me tocaron en el equipo! Fele Martínez y Elena Ballesteros (momento de confesión, la confundí con Alba Carrillo cuando la vi; casi me da un soponcio). Además de majos, muy eficientes, que me dieron muuuchos segundos.


Como volví a grabar (medio minuto) otro día, coincidí con otra tanda de famosos: ¡Edurne! Lo más, de lo más. Tengo foto con ella para mis sobrinas y el AMQP. Anécdota: cuando las crías eran unas canijas (y cuando han dejado de serlo, en la boda, por ejemplo), los tres cantábamos/berreamos como posesos Amores dormidos. ¿Que por qué no enseño la foto? Porque me pidió que no la divulgase por el cambio de look antes de salir (ya ha aparecido con el nuevo look en algún sitio, pero no seré yo quien incumpla su palabra). Y en Viena estuve justo antes de su Eurovisión, con el Ieeeeieeeeeooooooo (Amanecer, para las maricultas).

¡También estaba Jacqueline de la Vega! Y no me hice foto con ella... ya me vale.


Vuelta de Pasapalabra a casa. Que el AMQP te diga que veía que ese segundo día no ibas a hacer nada porque estabas más atacado que de costumbre sienta estupendamente.

Piano. En febrero empecé a ir a clase de piano en el mundo rural. Aclaro: no había tocado un piano en mi vida antes. Never ever  before. Hasta que el 30 de diciembre llegó un piano a casa para el AMQP y dije que la ocasión la pinta calva.

Al grano, que toco en nivel 0. Como en todo sitio que se precio, el conciertito para los padres de las criaturas era inevitable. Con un piano de cola Kawai precioso. Lo mío fue un desastre de principio a fin. No hay más que decir, no pasa nada. Me dio penilla por la profesora y, en lo personal, porque hubiera preferido hacerlo como me salen normalmente las dos cositas que toqué. ¿Sentiría la presión del escenario? El AMQP tocó Make you feel my love, de Adele, bastante bien, con letra incluida.


Lo malo no fue el desastre al piano, que lo fue y mucho, sino el disgusto del AMQP porque no le grabé bien con la cámara de vídeo. No fue cabreo, fue peor: decepción, falta de confianza... Entiendo una parte, pero no otra mucha parte. En fin, cada uno se toma las cosas como quiere pero creo que en este punto se equivoca bastante.

Pinchazo. La urbanización del mundo rural es muy agreste. Tan agreste que los bordillos son de granito sin pulir y tienen unos picos que son como cuchillas. Un día soleado, salía Haddoquín de camino a la estación cuando, de frente, a todo gas, aparece el camión de la basura. Haddoquín, ágil al volante, se hace a un lado, roza un bordillo y adiós a la rueda trasera derecha del Haddocar, estrenado a finales de diciembre... Llamadas al seguro, taller, etc.

Hablando con el taller, un señor de voz grave y seductora me comenta que hay que cambiar las dos ruedas traseras porque, por ley, las dos tienen que ser del mismo modelo, desgaste, etc. Haddoquín, listo como el hambre, responde que, "Eh, que el bólido es de diciembre, así que la rueda del otro lado está nuevecita; con cambiar una, ¡va que vuela, prenda!"

Error, si piensas que has burlado al destino... te equivocas. El señor de voz grave y seductora tuvo la ocurrencia de preguntar modelo y responder "Ese modelo de Michelín no se fabrica desde hace más de un año". ¡Qué putada, mi brigada! A cambiar las dos ruedas. Pastizal.

Zapatillas. Tener una hermana bien dispuesta y servicial es estupendo. Así, en general.. Hasta que te acompaña al Oukelele (en terminología de la Mamma; en inglés, outlet; en español, saldillo con descuentos) de Las Rozas. Buscaba (sin demasiado afán, el presupuesto se lo llevan las putas ruedas) algo para ponerme en verano que no fuese una bota de goma del huerto. Ni un mocasín, ni una bota de montaña, ni náuticos, ni unas menorquinas... Informal, no de boda, para salir por ahí con pantalón corto, ir al cine o donde sea.

Se hizo la luz y aparecieron unas zapatillas hipermonérrimas de verano. ¿Cómodas? No especialmente; tampoco incómodas. ¿Duraderas? Ni de coña tenían pinta de durar con una suela finita, pero tampoco las quiero para hacer una maratón. Y ahí llegó mi hermana, disparando con bala, contra las zapatillas porque no eran perfectas y desistí.

Parecidas a estas, en marrón claro

Mal hecho.

Primero, por dejarme influenciar tanto. Y esto es aplicable a mi hermana y a casi cualquiera.

Segundo, porque estuve a punto de mandarla a la mierda por pesada mil veces. Si uno logra tener un rato para ir de compras una mañana entre semana, hay que aprovechar el momento zen.

Tercero, porque no me debo hacer entender. Ni siquiera con la gente más próxima a mí.

En fin, así son las cosas.

Todo esto me lleva a pensar, mucho más seriamente de lo que piensas, en varios temas, pero en especial en uno: ¿es tan complicado entender que a veces uno no necesita o no quiere algo perfecto sino, simplemente, lo que le apetece? ¿Es necesario que sea todo perfecto? Ya sean unas zapatillas, una relación o lo que sea. ¿No está sobrevalorada la perfección?
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Pinterest